Cheesecakes

Cheesecake de café

Receta para preparar un cheesecake de café con una base de galletas de chocolate: cremoso, delicioso y súper fácil de preparar

Queridos lectores y lectoras, vuelvo con otra receta de cheesecake del libro de Bea Roque Las mejores tartas de queso (aquí tenéis el link). Si no he perdido la cuenta, éste es el tercero que preparo de este libro, y la verdad es que me están encantando: son fáciles de hacer, cremosos, suaves, y bastante originales, así que este libro fue un buen regalo de mi maridito 🙂

Cheesecake de café
Cheesecake de café

El cheesecake de hoy originalmente es de capuchino, y Bea proponía cubrirlo con nata montada (nada más y nada menos que 200 gr…), pero como el pastel en este caso era para comerlo después de una buena comilona tampoco quería hacerlo pesado, y la verdad es que sin la nata quedaba bueno igual.

Una de las cosas que me gustó de esta tarta es que la base no son las típicas digestives, sino que era a base de galleta de chocolate, que quedaba divinamente con la crema de queso de café. Por otra parte, tampoco os penséis que la crema de queso es muy fuerte de café, al contrario, es un toque bastante sutil y un tono más oscuro que un cheesecake clásico.

La tarta no se tarda mucho en preparar, pero sí que se tiene que dejar 24h de reposo en la nevera antes de comerlo, así que si se os antoja prepararlo tened esto en cuenta.

Y, hechas las presentaciones, ¡aquí tenéis la receta!

Ingredientes:

  • PARA LA BASE:
  • 100 gr galleta María de chocolate
  • 50 gr mantequilla ecológica derretida
  • PARA EL RELLENO:
  • 600 gr queso crema ecológico
  • 175 gr azúcar (yo puse un poco menos, unos 150 gr)
  • 200 gr nata fresca ecológica
  • 4 huevos M ecológicos
  • 1/4 cdta sal
  • 20 gr preparado soluble de capuchino (yo lo substituí por 4 gr de café soluble)
  • 15 gr Maizena

Pasos:

Precalentar el horno a 165º

Untar con margarina un molde de 18 cm, cubrirlo con papel de hornear presionando bien con los dedos para que se enganche bien, y volverlo a untar con margarina; y reservar.

Preparar la base de galleta, para ello colocar las galletas en un bol y con una minipimmer dar golpes secos para que no se convierta en una pasta o puré), añadir la mantequilla y seguir dándole golpes secos. Volcar la pasta de galleta sobre el molde, aplanarlo con los dedos cubriendo toda la superficie, y reservar en la nevera mientras hacemos el relleno.

Y para el relleno más fácil imposible, poner todos los ingredientes en un bol y, con unas varillas eléctricas o la KitchenAid (velocidad media) mezclarlo unos 30-60 segundos hasta que estén todos bien incorporados.

Verter el relleno sobre la base y hornear durante 45-50 minutos, veréis que pasado ese tiempo al menos en mi caso estaba bastante líquido todavía, como me daba miedo que no hubiera cuajado lo dejé un rato más, unos 60 minutos (ojo en este caso no se os queme la base).

Pasado ese tiempo, apagar el horno y dejar enfriar totalmente dentro con la puerta entreabierta. Luego dejar reposar en la nevera al menos 24 horas antes de servirlo.

Opcionalmente, si se desea, montar 200 gr de nata y con una manga pastelera cubrir el cheesecake con la nata y espolvorear con cacao. Suena delicioso, ¿no os parece?

Salen 8 porciones

¡A disfrutar!

2 comentarios sobre “Cheesecake de café”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.