Bizcochos y pasteles

Chocolate velvet Bundlettes

Exquisita receta de mini-Bundt cakes de chocolate, con una textura y un sabor sublimes. ¡Hay que probarlos!

Si sois chocaholics, esta receta os aseguro que os encantará, ya que los Bundlettes tienen un intenso sabor a chocolate y están francamente deliciosos. Yo innové un poco respecto lo que dice la receta (sí, ya sabéis que me gusta innovar en la cocina), y a uno le añadí un glaseado, a otro nueces y el tercero lo hice básico (sin nada adicional, como decía la receta). No os preocupéis, ¡que en breves os lo cuento todo!

Chocolate velvet Bundlettes
Chocolate velvet Bundlettes

Además, por fin tenía otra ocasión para usar mi precioso molde de Bundlettes de Nordic Ware, y ya con una receta tan chocolatosa, no os podéis imaginar lo contenta que estoy. El que no está tan contento es mi maridito porque estos Bundlettes eran un regalo para una compañera del trabajo ya que como regalo de amigo invisible le prometí que le prepararía un postre y con esto del confinamiento no había manera de podernos ver. Así que mi maridito tendrá que esperar a otra ocasión para probarlos, pero no se puede quejar que en casa siempre hay uno o incluso dos postres en nuestro rincón del desayuno 🙂

Otra cosa que me ha encantado de la receta es la esencia que se utiliza. Normalmente en repostería se suele usar el extracto de vainilla para todo, pero para potenciar el chocolate es cierto que no siempre es el mejor acompañante. En esta receta se utiliza un poco de café espresso disuelto con una cucharadita de agua que intensifica el sabor del chocolate. Así pues, me quedo con este truco y os aseguro que lo veréis en más de una de las publicaciones que haga.

Eso sí, se supone que las cantidades deberían servir para un molde de 6-9 tazas, pero se quedan cortas, así que os recomiendo añadir un 25% más a las cantidades que se indican a la receta (pero claro, eso según el tamaño de vuestro molde).

Y, quería añadir también que esta receta no forma parte de mi reto Irene-Nigella, sino que es de mi querida Bea y su Rincón de Bea (aquí tenéis el link). Como os he explicado en otras ocasiones, fue siguiendo su blog de repostería donde empecé a aprender esta deliciosa afición, así que le estaré siempre agradecida a todos sus posts (¿quizás cuando termine mi reto Irene-Nigella tendré que empezar mi reto Irene-Bea…?).

En fin, ahora ya sí, aquí tenéis la receta, ¡fácil y deliciosa!

Ingredientes:

  • 185 gr mantequilla ecológica
  • 250 gr azúcar
  • 3 huevos ecológicos grandes
  • 2 cdtas café espresso en polvo
  • 1 cdta agua a temperatura ambiente
  • 140 gr harina
  • 50 gr cacao en polvo
  • 1/4 cdta levadura
  • 125 ml buttermilk (si no tenéis, se puede substituir por 125 ml leche ecológica + 1 cda zumo de limón)
  • Si queréis añadir los extras que os comentaba: 1 puñado nueces picadas; 50 gr azúcar glas + 2 cdas leche ecológica

Pasos:

Si no tenéis buttermilk, lo primero es prepararlo, para ello echar la cucharada de zumo de limón a la leche, remover con una cuchara, y reservar a temperatura ambiente mientras seguimos preparando el resto de ingredientes. Al añadir el zumo de limón, la leche se corta, pero es lo que buscamos con el buttermilk.

Precalentar el horno a 175º

Untar con mantequilla (ya sabéis que los moldes de Nordic Ware se deben untar con mantequilla y no con margarina) un molde de mini-Bundts o uno de Bundts de 6-8 tazas de capacidad.

En un bol, con la ayuda de un colador, tamizar la harina + cacao + levadura, y reservar.

En un vasito, mezclar el café en polvo con el agua, hasta que quede una mezcla homogénea y sin grumos, y reservar.

Con la ayuda de unas varillas eléctricas o la KitchenAid (velocidad media-alta), batir bien la mantequilla + azúcar, hasta que quede una mezcla muy cremosa y se vuelta blancuzca.

Bajar la velocidad de la KitchenAid (media-baja), y añadir los huevos, uno a uno a medida que se vayan incorporando bien a la masa.

Añadir la mezcla de café.

Por último, incorporar la mezcla de harina en tres veces, alternándola con el buttermilk (o leche con zumo de limón), añadiendo una de harina, otra de buttermilk alternativamente y terminando con la harina.

Cuando estén los ingredientes bien incorporados llenar los huecos de los moldes de Bundlettes hasta tres cuartos de su capacidad. Si a alguno queréis añadirle nueces, llenarlo un tercio, añadir las nueces, y seguir vertiendo la masa. Por último, con la ayuda de una espátula aplanar la superficie.

Hornear durante unos 25-30 minutos, hasta que al pincharlos con un palillo salga limpio.

Al sacarlo del horno, dejarlo reposar un par de minutos sobre la bandeja caliente, luego pasarlo a la rendija y desmoldar con determinación dando la vuelta a los moldes, pasados 10 minutos, y dejarlos enfriar del todo sobre la rendija.

Si queremos añadir un glaseado a alguno, muy fácil: tamizar el azúcar glas y añadir 1-2 cucharadas de leche (una a una siempre), mezclando con la ayuda de una cuchara o tenedor. Cuando el Bundlette esté totalmente frío, verter encima.

Salen 6 porciones (3 Bundlettes)

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.