Principales

Sopa de cebolla de la mama

Deliciosa y reconfortante receta de sopa de cebolla, con pan tostado y gratinada con queso, ideal para los días fríos de invierno

Queridos lectores y lectoras, sabéis que me gusta mucho compartir con vosotros recetas de mi madre, súper gran cocinera de toda la vida igual que mi abuela, así que no he podido evitar preparar este clásico de sopa de cebolla que es ideal para las comidas de invierno.

Sopa de cebolla de la mama
Sopa de cebolla de la mama

La sopa de cebolla tiene su origen en Francia alrededor del siglo XIX, muy popular especialmente entre la gente que trasnochaba, si bien ya estaba documentada su existencia desde siglos antes en la Edad Media en otros países europeos. De hecho, las versiones más antiguas están datadas del siglo XIV en Francia. Su origen es bastante humilde, como veréis en la lista de ingredientes que son todos muy básicos, y el queso y su gratinado fue un añadido posterior.

Para preparar esta receta veréis que primero se pocha una buena cantidad de cebolla en una cazuela o cazo, hasta que esté muy blandita (lo que lleva su tiempo, ya que hay que hacerlo siempre a fuego lento para que se haga poco a poco), y es a esta cebolla a la que se añade caldo de verduras para hacer la sopa.

En esta versión de sopa de cebolla veréis que se tuesta una rebanada de pan a la que se le vierte la sopa encima, y luego se gratina al horno. Os aseguro que después de un buen bol de esta deliciosa sopa os quitaréis todos los jerséis que llevéis encima, ya que entras en calor al momento.

La verdad es que yo no había degustado en muchas ocasiones esta sopa, y me encanta: te reconforta, tiene un sabor exquisito y me parece muy saludable y completa. ¡Os la recomiendo!

Ingredientes

  • 4 cebollas grandes
  • 4 cdas aceite de oliva
  • 50 gr mantequilla ecológica
  • 1 cda harina
  • 1’25 l caldo de verduras
  • 100 gr queso rallado ecológico
  • 4 rebanadas de pan tostado
  • Sal y pimienta

Pasos

  1. Pelar las cebollas y cortarlas a láminas finas.
  2. Calentar en una cazuela el aceite + mantequilla, y pochar la cebolla a fuego muy lento con una pizca de sal, removiendo periódicamente para que se vaya haciendo sin quemarse.
  3. Cuando la cebolla esté muy blandita, casi transparente, espolvorear la harina previamente tamizada para hacer el roux (que ayudará a que espese la sopa ligeramente). Remover, y salpimentar al gusto.
  4. Verter poco a poco el caldo caliente, subir a fuego medio y dejar cocer unos 20 minutos.
  5. Colocar el pan previamente tostado en cazuelitas individuales (que puedan ir al horno), distribuir encima la sopa caliente y espolvorear la superficie con queso rallado.
  1. Gratinar los recipientes con la sopa en el horno unos minutos hasta que el queso se funda y se dore.
  2. Servir bien caliente.
  • Resultado: 4 porciones
  • Fuente: recetario de mi madre
  • ¡A disfrutar!

2 comentarios sobre “Sopa de cebolla de la mama”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.