Bizcochos y pasteles

Bizcocho de té matcha

Receta para preparar un delicioso bizcocho de té matcha, esponjoso y muy fácil

El té matcha es un típico té de origen japonés con un color verde precioso, que suele utilizarse también en repostería ya que da un sabor muy único y especial a los postres. Antes solía ser difícil encontrar este ingrediente, pero ahora se ha vuelto muy popular y es muy común verlo no solamente en supermercados, sino también en muchas cafeterías que ofrecen esta bebida.

Bizcocho de té matcha
Bizcocho de té matcha

No sé por qué, se me antojó preparar algo de repostería utilizando este ingrediente, y buscando por internet recetas encontré una de Directo al Paladar que tenía muy buena pinta (aunque le hice algún que otro ligero cambio, aquí el link a la original), y me puse manos a la obra.

El resultado es francamente delicioso, queda un bizcocho muy pero que muy esponjoso (como una textura que recuerda algo al merengue), muy ligero (me comí 1/4 de pastel yo sola para desayunar y no se hacía pesado) y con un sabor a matcha muy especial y sabroso.

Así que os recomiendo que lo preparéis, tanto si os gusta el matcha como si no, es un bizcocho que vale la pena probar.

Ingredientes:

  • 4 huevos ecológicos
  • 40 ml aceite de girasol
  • 80 gr yogur natural ecológico
  • 80 gr harina con levadura incorporada
  • 80 gr azúcar
  • 10 gr té matcha
  • Piza de sal

Pasos:

Precalentar el horno a 180º

Separar las claras de las yemas, y dejar las claras en un bol (preferiblemente metálico, como el de la KitchenAid) en la nevera. Con unas varillas eléctricas o la KitchenAid (velocidad media-alta), batir las yemas con 25 gr de azúcar hasta que empiecen a espesar y coger un color pálido. Bajar la velocidad a media, e incorporar el yogur + aceite.

Tamizar la harina + té matcha + sal, e ir añadiéndolo cucharada a cucharada a la mezcla húmeda hasta que la mezcla vaya espesando. Reservar.

Sacar las claras frías de la nevera, y con las varillas eléctricas o la KitchenAid (accesorio para montar claras, velocidad la más alta), montar las claras con una pizca de sal, cuando empiecen a espumar añadir la mitad del azúcar que quedaba, cuando coja cuerpo y un color blanco brillante, añadir el resto del azúcar y seguir batiéndolas hasta que aparezcan picos blancos y quede un merengue espeso precioso.

Ahora dejamos de utilizar las varillas o la KitchenAid, y con la ayuda de una espátula incorporamos el merengue en 3 ó 4 tanda, con movimientos envolventes, hasta que estén las dos mezclas bien incorporadas.

Untar un molde de 23 cm con margarina, verter la masa y hornear durante 30-35 minutos, hasta que al pinchar el centro con un palillo salga limpio. Dejarlo unos minutos sobre la bandeja caliente antes de pasarlo a la rendija para que termine de enfriarse.

Se puede espolvorear con azúcar glas para decorar.

Salen 6 porciones.

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.