Tartas

Crostata

Receta de Nigella Lawson para preparar la clásica tarta italiana denominada «crostata», ¿la habéis probado alguna vez?

Me encantan las tartas, pero lo que me da más pereza es siempre la masa: tener que amasar y amasar, prepararla con antelación,… Además, las mayoría de las tartas del libro de Nigella requieren bastante elaboración y trabajo con la masa (al menos eso parece cuando las leo), pero esta crostata no tiene ese inconveniente, ya que la masa es esponjosa, más parecida a un bizcocho que a la típica base de tarta a la que estamos acostumbrados.

Crostata
Crostata

Así pues, por su sencillez y lo buena que está, es totalmente recomendable de preparar 🙂 Yo he utilizado mermelada de arándanos porque era la que tenía en casa, pero podéis utilizar cualquier otra, por ejemplo Nigella utiliza mermelada de moras.

Aquí os dejo la receta, ¡espero que os guste! Yo la preparé un día que vinieron mis padres a desayunar, y nos encantó.

Ingredientes:

  • 75 gr mantequilla ecológica (blandita)
  • 150 gr azúcar
  • 2 huevos ecológicos grandes
  • 200 gr harina
  • pizca de sal
  • 1 cdta levadura
  • Ralladura de 1 limón
  • 200 gr mermelada (moras / arándanos)

Pasos:

Precalentar el horno a 180º

Con la ayuda de las varillas eléctricas o la KitchenAid (velocidad media-alta), mezclar bien la mantequilla y el azúcar hasta que quede muy cremosa. Añadir los huevos, uno a uno, hasta que suba de volumen y adquiera textura similar a una mousse, muy cremosa.

Con la ayuda de un colador, mezclar y tamizar la harina + levadura + sal. Bajar la velocidad a media, e ir añadiendo cucharada a cucharada la harina a la mezcla húmeda.

Por último, incorporar la ralladura de limón.

Yo utilicé un molde de tarta (20-21cm), de esos que tienen los bordes más elevados, y primero lo unté bien con margarina. A continuación, servir la masa cucharada a cucharada (yo utilicé una espátula para ello), ya que hay que ir esparciéndolo con cariño por el molde para que quede planito por el centro, y con un ligero relieve en los bordes.

Una vez tengamos la masa bien distribuida en el molde, servir la mermelada por encima, cucharada a cucharada. Según la textura que tenga la mermelada, sobretodo si es especialmente espesa, mejor utilizar una cucharita para poder distribuirla bien. No sirváis mermelada en los bordes, tienen que quedar limpios.

Hornear durante 35-45 minutos, hasta que la masa suba, quede firme y coja un bonito color dorado.

Salen 8 raciones

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.