Principales

Boloñesa vegana

Receta para preparar una sabrosa salsa boloñesa vegana, en esta ocasión con soja texturizada, ¡repetiréis seguro!

Los que me conocen bien saben que adoro la pasta, de hecho más que vegetariana muchos dicen que soy «pastariana» ya que como un montón de pasta, pero es que es un ingrediente tan versátil que no me canso…

Boloñesa vegana
Boloñesa vegana

Uno de los platos que le quedaban buenísimos a mi madre era la pasta boloñesa, pero claro la niña le salió vegetariana y perdí la oportunidad de seguir comiendo este plato. Pero no quería acabar comiendo siempre pasta con tomate al hacerme vegetariana, así que decidí inventar mi propia versión de salsa boloñesa vegana y está bien buena la verdad, además al hacerse con soja texturizada queda un plato muy nutritivo.

La receta es muy fácil de preparar, lo importante es usar una buena salsa de tomate y hacer una base de sofrito de cebolla, dejando que haya pochado bien a fuego lento. Por otra parte, a mí me gusta añadir una guindilla o dos para darle un toque picantón, pero ahí lo dejo a vuestra elección porque sé que a muchos no os gusta el picante.

Aquí tenéis mi receta, ¡espero que la disfrutéis!

Ingredientes:

  • 2 ajos cortados por la mitad
  • 1-2 guindillas
  • 1 cebolla mediana
  • 1/3 pimiento rojo (opcional)
  • 75 gr soja texturizada
  • 1/2 cdta pimentón dulce
  • 1/2 cdta pimentón picante
  • 1 cdta orégano
  • 1 cdta albahaca
  • 500 gr tomate (frito o para freír)

Pasos:

Poner a hidratar la soja texturizada, se puede hacer en agua caliente pero mucho mejor hacerlo en caldo de verdura, y reservar.

Cortar la cebolla a tiras finas y el pimiento si se usa a trocitos pequeñs, poner a sofreír los ajos y las guindillas en una sartén a fuego lento con un chorro generoso de aceite, y añadir la cebolla con una pizca de sal para que sude bien, y unos cinco minutos más tarde el pimiento. Sofreír hasta que quede totalmente transparente, siempre a fuego mínimo.

Colar la soja texturizada, añadirla a la cebolla y rehogarlo junto unos minutos. Retirar los ajos y la guindilla, y añadir el pimentón, el orégano y la albahaca, mezclando bien para que se incorporen.

Verter el tomate, si ya está frito cocinarlo a fuego medio-bajo unos 5-10 minutos y si no unos 15-20, mejor tapado para que no salpique toda la cocina.

Cuando la pasta haya terminado de hervirse, colarla y pasarla a una sartén. Calentar la pasta con la salsa para que terminen de combinarse, y servir bien caliente.

Salen 2 porciones

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.