Principales

Irene’s risotto de setas

Receta para preparar el clásico risotto de setas vegetariano, ¡absolutamente irresistible!

Hoy os traigo una receta 100% mía, a base de mucho probar qué queda bien y qué no (que es cómo se aprende en cocina…). Llevo años preparándola a ojo, así que me ha costado mucho hoy ir pesando o calculando las medidas de cada ingrediente para poderlo transformar en una receta para poder compartir con vosotros.

Y, obviamente, ¡¡¡es vegetariano!!!

Irene's risotto de setas
Irene’s risotto de setas

Para este risotto podéis usar las setas que más os gusten y hacer distintas combinaciones según lo que encontréis en el mercado. Ahora empieza la temporada de setas, pero de momento no había mucha variedad en el mercado así que esta vez la he hecho con champiñones y gírgolas, pero si encontráis en el mercado shiitake, portobello,… o setas con más personalidad y sabor, podéis usarlas también.

Así que, con todo mi cariño, aquí va mi receta de risotto de setas, espero que os guste:

Ingredientes:

  • 1 cebolla pequeña
  • 200 gr setas a vuestra elección (yo puse 100 gr champiñones + 100 gr gírgolas)
  • 1/2 vaso vino blanco
  • 1’5 vasos arroz redondo
  • +1 litro caldo de verduras
  • 50 gr parmesano rallado ecológico
  • 25 gr mantequilla ecológica

Pasos:

Como toda buena receta mía… empieza con una base de cebolla sofrita a fuego lento. Sinceramente, desconozco si otros risottos lo llevan, pero para mí es básico. Así que, empezar poniendo a sofreír la cebolla, y cuando empiece a estar transparente, añadir las setas cortadas además de una pizca de sal, y dejarlo todo cocerse a fuego lento.

Cuando la cebolla + setas estén tiernas, añadir el vaso de vino y subir un poco el fuego para que se evapore el alcohol. Cuando ya no huela nada a alcohol, añadir el arroz y rehogarlo un poco, y ahora viene el trabajo duro de preparar un buen risotto: a fuego lento siempre, ir añadiendo el caldo de verduras vaso a vaso e ir removiendo suave y constantemente, y recalco el «suavemente» y el «constantemente» porque eso es lo que hará que sea un buen risotto, que no dejemos de removerlo en ningún momento y que lo hagamos con cariño, no como si estuviéramos batiendo un huevo… Así pues, añadir un vaso de caldo, remover con cariño hasta que el arroz lo haya absorbido todo, y añadir otro vaso de caldo, volver a remover con cariño,… y así hasta que se haya cocido el arroz (unos 20 minutos).

Y aquí viene la magia: hasta ahora puede ser un arroz con setas, muy bueno, pero un arroz con setas. Ahora toca añadir el parmesano rallado + mantequilla (cortada a cubos), y remover de nuevo. Volved a probar ahora el arroz… ¿cómo ha cambiado no? ¡Está buenísimo! Ahora sí que es un risotto.

Echar pimienta al gusto, servir bien caliente y comer al momento.

Salen 4 porciones

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.