Muffins y cupcakes

Magdalenas de toda la vida

La clásica receta de magdalenas caseras con copete de toda la vida

No tengo palabras para describir estas magdalenas, simplemente son deliciosas: son esponjosas, dulces, con un toque de limón,… las pruebas y lo único que te sale de la boca es «mmm». Son sencillas, muy sencillas, no tienen toppings ni «tropezones» como los llama mi maridito (nueces, pepitas de chocolate,…), pero no lo necesitan (obviamente, ¡podéis añadir lo que queráis si os apetece!).

Magdalenas de toda la vida
Magdalenas de toda la vida

Pienso que son unas magdalenas que siempre tiene que haber en casa, gustan a todo el mundo y además los ingredientes que llevan son muy sencillos, yo normalmente las hago cuando me he quedado sin mantequilla porque acabo de hacer alguna receta de Nigella, pero si por mí fuera, las tendría siempre en mi cocina.

La receta me la pasó un compañero de la empresa donde trabajaba antes, que las trajo un día para desayunar y volaron en 5 minutos. La he tuneado un poco, pero la base y lo de dejar reposar la masa en la nevera es suyo 🙂

¡Espero que os encanten!

Ingredientes:

  • 3 huevos ecológicos medianos
  • 175 gr azúcar
  • 60 ml leche ecológica (puede ser de soja si lo queréis «sin-lactosa»)
  • 190 ml aceite de girasol
  • 210 gr harina
  • 1 sobre levadura
  • Pizca de sal
  • Ralladura de 1 limón

Pasos:

Con la ayuda de unas varillas eléctricas o la KitchenAid (velocidad media-alta), batir los huevos con el azúcar hasta que suba el volumen y pasen de amarillo a blanco.

Añadir la leche y batir.

Añadir el aceite y… seguir batiendo.

En un recipiente aparte, tamizar la harina + levadura + sal, bajar la velocidad de la KitchenAid, e ir añadiendo cucharada a cucharada esta mezcla a la húmeda.

Por último, incorporar la ralladura de limón.

Aquí viene la magia de la receta… normalmente ahora servirías la masa en moldes, y al horno. ¡Pues no! Esta vez, para que la levadura haga su efecto, dejarlo reposar durante al menos 1 hora en la nevera tapado con papel film.

Unos 20 minutos antes de ponerlo al horno, precalentarlo a 200º

Al sacar la masa de la nevera, mezclarla un poco con cariño con una espátula, y ahora sí con la ayuda de una cuchara de helado servir la masa en moldes de magdalena previamente cubiertos con un papel. Hornear durante 16-18 minutos, hasta que al pincharlas con un palillo salga limpio.

Salen 12

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.