Tartas

Tarta de Santiago de la mama

Deliciosa receta para preparar la clásica tarta de Santiago (receta de la mama), un clásico de la repostería española que hay que probar

Queridos lectores y lectoras, vuelvo en otra ocasión con una nueva receta de mi madre así que la tendremos de nuevo como invitada especial al blog. En esta ocasión os comparto la receta que preparó para celebrar mi cumpleaños: una deliciosa tarta de Santiago que es una maravilla. Si os apetece conocer más sobre este clásico dulce español y aprender a prepararla, a partir de aquí esta entrada es toda obra suya…

Tarta de Santiago de la mama
Tarta de Santiago de mi madre

Galicia es epicentro de postres con almendra aunque no nos encontramos en tierra de almendros. Ya desde el Medievo existen referencias de postres con este fruto. Antiguamente la almendra era un lujo reservado a pocos, pero aquéllos que se lo podían permitir hacían postres con ella.

La primera vez que tenemos constancia de esta gran receta data del año 1577, elaborada por el famoso clérigo Pedro de Portocarrero, que le dio el nombre de “Torta Real”. Años más tarde, en el 1838, se encontró un cuaderno de repostería con la receta original pero con un nombre diferente, pasó a llamarse tal y como la conocemos hoy: la tarta de Santiago.

Es una tarta muy fácil y rápida de preparar y además, siempre queda bien ya que no lleva ningún tipo de levadura ni impulsor químico que pueda fallar. Se hace con ingredientes muy fáciles de conseguir en cualquier supermercado, y se conserva perfectamente de un día para otro, así que podemos prepararla con antelación.

A la hora de preparar los ingredientes podremos elegir entre comprar la almendra ya molida o hacer nosotros este proceso. Si compramos la almendra molida, no hace falta que la tostemos.

A nivel de utensilios necesitaremos:

  • Un molde desmoldable de 24 ó 26 cm de diámetro.
  • Plantilla con la silueta de la Cruz de Santiago para tartas, que os la podéis descargar aquí

Ingredientes

  • 250 gr almendra molida cruda (o 250 gr almendra cruda sin piel, si la queremos moler nosotros)
  • 5 huevos ecológicos grandes
  • 250 gr azúcar blanquilla
  • Ralladura de la piel de 1 limón
  • 1/2 cdta canela molida
  • 1 trocito de mantequilla para engrasar el molde
  • 50 gr azúcar glass para decorar la tarta
  • Opcional: 1/2 chupito de aguardiente de hierbas o de algún licor que más os guste

Pasos

  1. Moler la almendra sin piel en la picadora: para hacer este proceso podemos hacerlo en dos tandas. Primero molemos 125 gr. de almendra muy molida, como su fuese harina. Y los otros 125 gr., los molemos con un grano un poco más grueso, para que al comerlo notemos distintas texturas.
  2. Una vez tengamos todas las almendras molidas, las juntamos y lo ponemos en la bandeja del horno, a unos 120º C, para que se tueste un poco, unos 10 minutos, vigilando que no se tueste demasiado, ni coja color. También podemos hacer este proceso en una sartén, tostando la almendra a temperatura muy baja.
  1. Cogemos un bol amplio y ponemos el azúcar y los huevos. Lo batimos bien con una batidora de varillas hasta que la mezcla haya blanqueado ligeramente. Reservamos.
  2. Lavamos el limón y rallamos la piel, sólo por la parte amarilla, la parte blanca amarga.
  3. Añadimos al bol del azúcar y huevo batidos, la ralladura de limón y media cucharadita de canela molida. También podemos añadir medio chupito (25 ml) del licor que más os guste.
  4. Una vez haya enfriado la almendra molida tostada, la añadimos al bol con el resto de ingredientes. Ahora no tenemos que batir, lo mezclamos con suavidad con una espátula, hasta que se integren bien todos los ingredientes.
  1. Precalentamos el horno a 180º C, con calor sólo en la parte de abajo.
  2. Utilizaremos un molde desmontable de 24 ó 26 cm. de diámetro. Pondremos sobre el molde papel de horno, recortándolo al tamaño de dicho molde.
  3. Extendemos muy bien sobre todo el papel de horno un poco de mantequilla para que lo podamos desmoldar sin problema.
  4. Vertemos la mezcla en el molde. Introducimos la tarta en el horno a 180º C. Lo ponemos en la zona media del horno. Lo dejamos con calor por abajo aproximadamente 20 minutos. Tenemos que ir vigilando que no se nos queme. No hay problema con abrir el horno, ya que al no llevar levadura, no se baja esta tarta.
  5. Ahora ponemos el horno con calor también por arriba, y lo dejamos unos 10 minutos más para que se dore. Seguiremos dejando la tarta en la parte media del horno. Antes de sacar la tarta del horno, debemos comprobar que está completamente cocida pinchándola con un palillo y comprobando que sale limpio.
  6. Cuando la tarta esté bien horneada la sacamos del horno y dejamos enfriar completamente dentro del molde, durante una hora.
  7. Una vez la tarta esté fría llega el momento de la decoración. Podemos decorar tamizando el azúcar glass en un colador sobre toda la tarta.
  1. Pero si queremos que quede más bonita, podemos imprimir la plantilla que os adjunto. Recortáis la cruz de Santiago y la ponemos en el centro de la tarta. Con mucho cuidado vamos tamizando con un colador el azúcar glass, de manera que quede toda la tarta cubierta, menos la plantilla de la cruz. Retiramos la plantilla con cuidado y ya la tenemos lista para disfrutarla.
  • Resultado: unas 6-8 porciones
  • Fuente: recetario de mi madre
  • ¡A disfrutar!

2 comentarios sobre “Tarta de Santiago de la mama”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.