Puddings y flanes

Trufas de chocolate

Increíble receta de trufas de chocolate, muy fáciles de preparar e irresistibles de comer

También las podéis llamar «pedacitos de cielo», y el nombre sería totalmente acertado… son absolutamente deliciosas. Al probar una, notaréis la suave mousse de chocolate que se funde en vuestro paladar, cerraréis los ojos, y saldrá un largo mmmm de vuestra boca. Son orgásmicas, y no se puede comer solamente una.

Trufas de chocolate
Trufas de chocolate

He de decir también que, además de las famosas Totally Chocolate Chocolate Chip Cookies que ya compartí con vosotros anteriormente, esta es otra de las recetas favoritas de mi maridito por el alto contenido de chocolate que tienen. Se las preparé hace poco en agradecimiento por lo mucho que me cuida siempre, y fueron una alegría en casa.

Si las vais a consumir en unos días, podéis dejarlas en la nevera, pero si lográis no devorarlas al momento os recomiendo guardarlas en el congelador y quedan deliciosas igualmente – es cierto que se pierde un poco la textura de mousse, pero vale la pena para hacerlas durar un poco más y poder disfrutarlas más tiempo.

Aquí tenéis la maravillosa receta, es muy fácil de hacer, así que animaos a prepararla:

Ingredientes:

  • 1 tableta de chocolate fondant
  • 200 gr nata ecológica
  • 100 gr mantequilla ecológica
  • 5 cdas azúcar
  • 3 yemas
  • Cacao para la cobertura

Pasos:

Trocear el chocolate y fundirlo al baño maría junto con el azúcar y la mantequilla hasta que se derritan ambos y quede una textura homogénea, ayudar a que se incorporen los ingredientes mezclando poco a poco con una espátula. Retirar del fuego y reservar para que baje un poco la temperatura.

Montar la nata, para ello el truco está en que el recipiente que utilizáis esté bien frío (mejor si es metálico), recién sacado de la nevera.

A la nata, añadir la mezcla de chocolate + mantequilla y las yemas, y mezclar con sumo cariño con la ayuda de una espátula para que los ingredientes se combinen bien pero no se baje la nata.

Dejar en la nevera hasta que la nata coja consistencia, unos 30 minutos, y al sacarlo formar pequeñas bolitas con la ayuda de dos cucharillas y rebozar en cacao en polvo.

Servir bien frías, recién sacadas de la nevera o del congelador.

Salen unas 30 (según el tamaño que las hagáis)

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.