Bizcochos y pasteles

Victoria sponge

Receta de Nigella Lawson para preparar un exquisito Victoria Sponge, un clásico bizcocho con nata, mermelada y frutos rojos, ¡hay que probarlo!

Hoy os traigo un pastel que no solamente es una monada y me parece precioso, ¡sino que también está buenísimo! Es un pastel relleno, que se prepara horneando dos bases de bizcocho, relleno con nata (montada en casa, claro está), mermelada y frutas. ¿Qué os parece?

Victoria sponge
Victoria sponge

Lo preparé para el cumpleaños de mi madre y en casa nos encantó 🙂

La combinación de mermelada y frutas puede variar según la temporada y vuestros gustos, pero algún tipo de baya sí que se hace necesaria: ya sean frambuesas que es lo que usé yo, como moras, fresas, arándanos,… este tipo de fruta con un toque más ácido y que en inglés siempre viene acompañada de un -berry es lo ideal para este pastel.

Por otra parte, en la receta veréis que se indican 200gr de harina y 25 gr de Maizena, eso es porque la Maizena hace que el bizcocho quede más esponjoso, pero si no tenéis en casa podéis utilizar igualmente 225 gr de harina.

En la receta del libro de Nigella se indican diversas variaciones: con mascarpone, con ruibarbo, con fruta de la pasión,… pero tendréis que esperar para verlas todas.

Y con ésta… ¡una receta menos para completar mi reto Irene-Nigella!

Ingredientes:

  • PARA EL PASTEL:
  • 225 gr mantequilla ecológica a temperatura ambiente
  • 225 gr azúcar
  • Ralladura de 1 limón (recomendación mía, pienso que da un toque sutil que queda muy bien)
  • 1 cdta extracto de vainilla
  • 4 huevos ecológicos grandes
  • 200 gr harina para bizcochos (con levadura incorporada)
  • 25 gr Maizena
  • 1 cdta levadura (si usáis el método I)
  • 3-4 cdas leche ecológica
  • PARA EL RELLENO:
  • 2-4 cdas mermelada (yo usé de arándanos, pero dependerá de la fruta que utilicéis)
  • 1 puñado bayas (yo usé frambuesas)
  • 125 ml nata para montar (yo usé 200 ml)
  • 1 cda azúcar glas

Pasos:

Precalentar el horno a 180º

Según Nigella, hay dos formas de hacer el bizcocho: la express o el método tradicional, que es el que yo utilicé (lo siento, soy muy clásica,…). Igualmente, os indico los dos:

Método I – el express:

Poner todos los ingredientes del bizcocho excepto la leche en un bol, y con la ayuda de las varillas eléctricas o la KitchenAid (velocidad media) mezclarlos, e ir añadiendo las cucharadas de leche poco a poco para hacer que la masa quede algo más líquida.

Método II – el tradicional:

Primero, con la ayuda de unas varillas eléctricas o la KitchenAid (velocidad media-alta), batir bien el azúcar y la mantequilla, hasta que quede una masa bien cremosa y se haya vuelto pálida.

Añadir la cucharadita de extracto de vainilla y la ralladura de limón si la utilizáis, y a continuación los huevos, uno a uno, permitiendo que se incorporen bien.

En un bol separado, tamizar la harina + Maizena +bicarbonato, bajar la velocidad de la KitchenAid (media) e ir añadiendo esta mezcla seca cucharada a cucharada a la mezcla húmeda. Por último, incorporar la leche cucharada a cucharada.

Untar con margarina dos moldes de 20 cm, verter la masa y hornearlos durante unos 25 minutos, hasta que hayan cogido un bonito color dorado. Cuidado con el horno y colocad bien los moldes de manera que se distribuya bien el calor dentro del horno, de lo contrario puede que uno se haga bien y el otro no.

Al sacarlos del horno, dejarlos 5 minutos sobre la bandeja caliente antes de pasarlos a la rendija donde deberán terminar de enfriarse del todo.

Cuando estén totalmente fríos, montar la nata, y aquí os daré el TRUCO IRENE definitivo para que os salga una preciosa y deliciosa nata montada: hay que utilizar un recipiente metálico, y dejarlo en el congelador unos 10-15 minutos antes de montar la nata. Si usáis la KitchenAid, utilizad el accesorio de batir y montar, y a velocidad alta sin parar montar la nata, en un par de minutos estará lista.

Una vez montada la nata, extender unas 2-4 cucharadas de mermelada sobre uno de los bizcochos, colocar unas bayas encima, y por último la nata montada. Cubrirlo con el otro bizcocho, y tamizar un poco de azúcar glas por encima.

Salen 8-10 porciones

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.