Galletas

Butter cut-out biscuits

Exquisitas galletas de mantequilla con distintas coberturas y sabores, ¿cuál os gusta más?

Seguro que muchos de vosotros habréis probado a preparar galletas de mantequilla, pero os aseguro que ninguna receta es como esta. A veces la masa no aguanta bien la forma cuando la horneas, o es difícil trabajar con ella y cortar las galletas, o no tiene mucho sabor a mantequilla,… pues bien, esta receta lo tiene todo, ¡es perfecta!

Esta maravilla es del libro de Nigella Lawson (How to be a domestic goddess) siguiendo mi reto Irene-Nigella y es relativamente fácil de hacer, y digo lo de «relativamente» porque si bien la receta no tiene mucha complicación (es una receta de galletas de mantequilla cortadas), sí que lleva su tiempo, entre preparar la masa, dejarla reposar, amasar, cortar y decorar, me estuve bastante rato. Además, como fue un regalito de Reyes para la familia, hice un 25% más de las cantidades que indica la receta y me salieron unas 120 galletas, era una pasada ver galletas por toda la cocina.

Butter cut-out biscuits
Butter cut-out biscuits
Butter cut-out biscuits
Butter cut-out biscuits
Butter cut-out biscuits
Butter cut-out biscuits
Butter cut-out biscuits
Butter cut-out biscuits
Butter cut-out biscuits
Butter cut-out biscuits

Nigella en la receta original les pone un glaseado a base de azúcar glas, agua caliente y colorante, yo la verdad no soy nada fan de estos glaseados súper dulzones y decidí ponerle algo de imaginación y preparé un mix:

  • Usando el cortador redondo con una nuez en el centro
  • Usando el cortador redondo espolvoreadas con canela y azúcar
  • Usando el cortador de corazón y un baño de chocolate
  • Usando el cortador de flor y una guinda en medio
  • Usando el cortador de estrella y cubiertas con estrellitas de azúcar

La verdad quedaron muy monas puesto el surtido dentro de cada bolsita con el nombre, ¿qué os parecen?

Butter cut-out biscuits

Hechas ya las presentaciones, aquí va la receta (con las cantidades originales, no con mi 25% extra), espero que la disfrutéis 🙂

Ingredientes:

  • 175 gr mantequilla ecológica a temperatura ambiente
  • 200 gr azúcar
  • 2 huevos ecológicos grandes
  • 1 cdta extracto de vainilla
  • 400 gr harina
  • 1 cdta bicarbonato
  • 1 cdta sal

Si hacéis glaseado: 300 gr azúcar glas tamizado + colorante

Si sois más originales: nueces, canela, chocolate fondant, guindas, estrellas de azúcar,… lo que os venga a la mente

Pasos:

Con la ayuda de las varillas eléctricas o la KitchenAid (velocidad media-alta), batir bien la mantequilla con el azúcar hasta que quede una masa cremosa y pálida. A continuación, bajar la velocidad de la KitchenAid (media) y añadir uno a uno los huevos permitiendo que se incorporen bien, y la vainilla.

En un bol aparte, tamizar la harina + bicarbonato + sal. Añadir cucharada a cucharada los ingredientes secos a la otra mezcla, bajando de nuevo la velocidad de la KitchenAid (media-baja). Veréis que cuando llevéis más de la mitad de la mezcla de harina es una masa muy densa, es normal, es lo que permitirá luego que la podáis trabajar.

Dividir la masa en dos y ponerlas en dos platos hondos cubiertas con papel film, y dejar reposar en la nevera al menos 1 hora. Pasado ese tiempo, primero precalentar el horno a 180º, y coger uno de los platos de masa (mientras dejar el otro en la nevera). Espolvorear una superficie limpia y un rodillo con harina, y con éste amasar y aplanar bien la masa uniformemente (debe quedar con un grosor de 0’5 cm). Luego, con la ayuda de los cortadores que más os gusten, cortar la masa de galleta e ir colocándola sobre una bandeja cubierta con papel de horno. No os preocupéis de que las galletas estén demasiado juntas ya que la mezcla no se desparrama, con dejar alrededor de 1 cm de separación entre ellas debería ser suficiente.

Hornear unos 8-12 minutos, tened cuidado que en las siguientes hornadas que hagáis el horno estará caliente y deberéis ir vigilándolas más. Cuando los bordes estén doraditos (el resto queda bastante pálido) es cuando toca sacarlas del horno, dejarlas reposar 1-2 minutos en la bandeja caliente y luego con cuidado pasarlas a la rendija para que terminen de enfriarse y endurecerse.

Salen unas 90-100 (según el tamaño que hagáis claro está…)

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.