Cheesecakes

Cheesecake de mascarpone y limón

Deliciosa receta para preparar un cremoso cheesecake de queso mascarpone con un toque de limón sobre una masa sable

Queridos lectores y lectoras, hoy toca compartiros otra delicia de cheesecake que preparé para celebrar en casa una ocasión especial, y por ello preparé esta maravilla de tarta de queso: cremosa y muy sabrosa gracias al queso mascarpone, con un toque delicado de limón y una base de masa sablé casera. Simplemente… ¡impresionante!

Cheesecake de mascarpone y limón

Vamos por partes, que sabéis que me encanta daros todo tipo de consejos antes de ponernos manos a la obra con la receta 😉

Cheesecake de mascarpone y limón

En primer lugar, quería comentaros el relleno de la tarta de queso, en el que se utiliza tanto queso mascarpone como el clásico tipo Philadelphia, os aseguro que es toda una delicia: no solamente el sabor suave del mascarpone con un toque de limón, sino la textura ultra-cremosa. Mi maridito y yo no podíamos parar de hacer mmmmmmmmmm por cada pedacito que nos llevábamos a la boca.

Por otra parte, la base no es la clásica de masa de galleta, sino que es una masa sablé. Que no os dé miedo que no sea una base de galleta, la preparación es sencillísima igualmente – pensad que yo tengo un bebito chiquitín en casa y aún así me dio la vida para hacerla 🙂 Los apenas 5 minutos de más que se tarda respecto triturar unas galletas vale la pena el tiempo invertido, ya que el contraste de textura entre la cremosidad de la crema de queso y la base de masa sablé es perfecto.

Recordad que en el caso de los cheesecakes, una vez los pongáis al horno es importante tener fe en que se están cociendo bien y evitar a toda costa abrir la puerta del horno, ya que entra aire y puede que os baje el centro de la tarta. Pasado el tiempo de cocción, tenéis que hacer un segundo acto de fe y simplemente apagarlo y dejar la puerta entre abierta hasta que se enfríe del todo.

Y recordad también que una vez enfriados hay que dejarlos al menos 24 horas en la nevera para que terminen de asentarse, así que tendréis que resistiros a hincarles el diente si sois capaces (mi maridito desde luego no lo es…).

La receta, como otros cheesecakes que he compartido con vosotros anteriormente, es del libro de Bea Roque Las mejores tartas de queso (aquí tenéis el link). Ya llevo unos cuantos hechos de este libro y el resultado siempre es delicioso, hay muchas ideas originales para huir del clásico cheesecake que todos tenemos siempre en mente.

Por último, os decía al principio del post que la receta era para una ocasión especial… ni más ni menos que el 6º cumplemés de mi pequeño bollito. Estoy super contenta porque ya empieza a comer algo más que leche, ¡¡¡así que ya queda cada vez menos para poderle preparar alguno de mis dulces favoritos!!!

Así pues, amigos y amigas míos, tomad nota de la receta que estoy segura repetiréis 😉

Ingredientes

  • PARA LA BASE:
  • 150 gr harina
  • 50 gr azúcar
  • 10 gr mantequilla ecológica fría cortada a cubitos
  • PARA EL RELLENO:
  • 500 gr queso mascarpone ecológico
  • 270 gr queso crema ecológico
  • 200 gr azúcar
  • 4 huevos M ecológicos
  • 1/2 cdta extracto de vainilla
  • 1 cda ralladura de limón (aprox de 1 limón)
  • 5 gotas extracto de limón
  • 30 gr Maizena

Pasos

  1. Precalentar el horno a 170º
  2. Untar con margarina un molde de 18 cm, cubrirlo con papel de hornear presionando bien con los dedos para que se enganche bien, y volverlo a untar con margarina; y reservar.
  3. Preparar la base masa sablé, para ello en un bol colocar la harina previamente tamizada + azúcar, y remover con la ayuda de la pala original (es decir, sin lengüeta) (velocidad baja); repartir uniformemente los daditos de mantequilla por la superficie, cubrirlos con un poco de harina y seguir mezclando hasta obtener una textura arenosa (unos 2 min).
  4. Verter la masa directamente sobre el molde y alisarla presionando con los dedos, dejando los laterales ligeramente más altos.
  5. Hornear la masa unos 20 minutos y dejarla enfriar totalmente sobre una rejilla.
  6. Y para el relleno poner todos los ingredientes en un bol procesar unos 30 segundos hasta que estén todos bien incorporados, si es necesario mezclarlos otros 15-30 segundos más.
  7. En caso de usar unas varillas eléctricas o la KitchenAid (velocidad media), primero batir el queso mascarpone + crema antes de empezar a incorporar los demás ingredientes. Luego añadir el azúcar + Maizena, los huevos ligeramente batidos, uno a uno (no añadir el siguiente hasta que el anterior esté incorporado), y por último el resto de ingredientes.
  8. Verter el relleno sobre la base y hornear durante 35-45 minutos.
  9. Pasado ese tiempo, apagar el horno y dejar enfriar totalmente dentro con la puerta entreabierta. Luego dejar reposar en la nevera al menos 24 horas antes de servirlo.
  10. Si os apetece, decorar la tarta colocando unas fresas, frambuesas o arándanos encima.
  • Resultado: 8 porciones
  • Fuente: libro Las mejores tartas de queso de Bea Roque
  • ¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *