Cheesecakes

Chocolate cheesecake

Receta de Nigella Lawson y su increíble cheesecake de chocolate al baño María en el horno

Sí, lo habéis leído bien: cheesecake de chocolate. Si os gusta el cheesecake y os gusta el chocolate, esta tarta será el nirvana para vosotros, yo sinceramente nunca había probado un cheesecake de este tipo y ha sido una pasada. La receta forma parte del reto Irene-Nigella, así que es de Nigella Lawson y su libro How to be a domestic goddess. ¿Qué os parece?

Chocolate cheesecake
Chocolate cheesecake

Esta es la segunda tarta de queso que preparo de Nigella, la primera fue un London cheesecake que era espectacular, así que las expectativas estaban muy altas con la receta de hoy. Ambas tienen en común que se hornean al baño maría, con lo que queda con una textura cremosa y suave que no se puede conseguir de ninguna otra forma. La verdad es que después de ver el resultado de preparar las tartas así no me imagino haciéndolas de otra forma, ¡¡tenéis que probarlo!!

La base de la tarta es la clásica de digestive y mantequilla, pero no necesita nada más, queda buenísima así.

La receta se la preparé a mi maridito por su santo: le encanta el cheesecake y le encanta el chocolate, así que fue uno de sus regalos favoritos sin duda alguna 🙂

Chocolate cheesecake
Chocolate cheesecake

¿Os animáis a prepararla?

Ingredientes:

  • PARA LA BASE:
  • 125 gr galletas digestive
  • 50 gr mantequilla ecológica fundida o muy suave
  • PARA EL RELLENO:
  • 300 gr crema de queso ecológica
  • 150 gr azúcar moreno
  • 3 huevos ecológicos grandes
  • 3 yemas de huevo ecológico grandes
  • 175 gr nata agria (yo hice nata para montar + chorrito de zumo de limón)
  • 1/2-1 cdta zumo de lima (al gusto)
  • 150 gr chocolate fundido

Pasos:

Con la ayuda de una picadora o una minipimer, triturar las galletas con golpes secos para que no quede un puré, y cuando se haya convertido en migas, añadir la mantequilla y darle un par de golpes más. Colocar las migas con mantequilla en la base de un molde de bizcochos de 20 cm, presionándolo bien con la ayuda de las manos, y reservar en la nevera.

Precalentar el horno a 180º, y poner agua a hervir.

Con la ayuda de unas varillas eléctricas o la KitchenAid (velocidad media), batir bien el queso crema hasta que adquiera una textura bien cremosa, a continuación añadir el azúcar moreno.

Añadir uno a uno los huevos y las yemas.

Cuando se hayan incorporado bien, añadir la nata agria y el zumo de lima, y probar si se desea añadir unas gotas más.

Por último y ya a mano, echar a hilo el chocolate fundido, y mezclarlo con la ayuda de una espátula con mucho mimo, ya que no queremos que se incorpore del todo sino que quede con un «efecto cebra».

Sacar el molde de la nevera, y cubrirlo bien con dos capas de papel aluminio para prevenir que el agua del baño María pueda penetrar dentro de la tarta.

Verter el relleno de la tarta sobre la base de galletas, colocarlo sobre una bandeja de horno, y añadir agua hirviendo hasta aproximadamente la mitad del molde del pastel.

Hornear durante una hora, hasta que veáis que la parte de arriba de la tarta es suficientemente firme y haya empezado a despegarse de los bordes.

Al sacarla del horno, retirarla de su baño y colocarla sobre una rendija para que se enfríe del todo. Cuando esté totalmente fría, pasarla a la nevera antes de desmoldarla y sacarla unos 20 minutos antes de comerla. Al cortarla utilizar un cuchillo bien afilado pasado por agua caliente.

Salen 8 porciones

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.