Guarniciones y acompañamientos

Choux de Bruxelles à la milanaise

Las clásicas coles de Bruselas cocinadas de una forma distinta: en la receta veréis que primero se escaldan, luego se brasean con mantequilla y por último se gratinan

Queridos lectores y lectoras, una pena que ya hayan terminado las fiestas Navideñas, ojalá se pudiera vivir en una Navidad permanente: me encanta el ambiente festivo, las calles decoradas, el frío, el chocolate caliente (si es con churros mejor), los pasteles especiados, … ¡así que pongo ya a contar los días para las siguientes!

Choux de Bruxelles à la milanaise
Choux de Bruxelles à la milanaise

Aprovechando que han terminado ya las, por llamarlas de algún modo, «comidas copiosas» típicas de estas fechas, ahora viene la época de cuidarse. Los que me conocéis sabéis que por muy vegetariana que sea, ¡¡¡ODIO LA VERDURA HERVIDA!!! No se me ocurre mejor forma de estropearla, hacer que pierda sus nutrientes y terminar comiendo un plato de lo más soso, así que siempre intento simplemente saltearlas o cocinarlas de otras formas evitando que queden blandurrias.

Como hacía tiempo que no hacía ninguna receta de Julia Child y su libro El arte de la cocina francesa (correcto, mi inspiración a abrir este blog hace ya más de año y medio), me decidí por echar un vistazo de nuevo a su capítulo de recetas de verduras y hortalizas en busca de inspiración divina. No sé por qué, pero llevaba días con un antojo terrible de coles de Bruselas, así que fui directa a ver cómo Julia cocinaba estas verduras, y finalmente terminé decidiéndome por estas deliciosas choux de Bruxelles à la milanaise, alias coles de Bruselas gratinadas con queso (pero no queda tan chulo el nombre así, ¿no os parece?).

La preparación de estas coles tiene tres pasos: primero se escaldan en agua hirviendo, luego se brasean al horno salpimentadas con unas cucharadas de mantequilla, y por último se hornean con queso para que se funda y se gratine.

El resultado os aseguro que es delicioso: queda una col ligeramente crujiente (no pierde su textura) cubierta de queso. Para ello la mejor muestra es mi querido maridito, que de toda la vida odia todo tipo de coliflor, brócoli, coles y similares. Al comprar las coles para saciar mi antojo ya me advirtió que me comería yo todo el quilo que había comprado, pero al sacarlas del horno tenía que sacármelo yo a él de encima para que pudiera terminar de hacerles la foto antes de que empezara a devorarlas. Amigos… nadie puede resistirse a un buen gratinado 🙂

Y ya, después de toda la introducción, ahí va la receta de Julia Child. Deciros que yo usé 1kg de coles de Bruselas, si bien ella usa 1’5kg, simplemente adaptad las proporciones de mantequilla y queso.

Ingredientes

  • Unas 7 cdas mantequilla ecológica derretida
  • 1’5 kg coles de Bruselas
  • Sal y pimienta (y un toque de guindilla molida si os apetece)
  • 1/2 taza gruyer o emmental rallado + 1/2 taza parmesano

Pasos

Elegir unas buenas coles de Bruselas

  1. Una buena col cocida debe tener un tono verde vivo, ser frescas de sabor y con un punto crujiente en el centro. Las coles a escoger deben ser firmes, sin imperfecciones, frescas, redondeadas y con un color verde intenso.
  2. Desechar las hojas amarillas, pasarlas por agua fría y escurrir. Con una puntilla, recortar la base de cada col y marcarla con una cruz para conseguir que se cuezan antes.

Escaldar las coles de Bruselas

  1. Para escaldar unas coles de Bruselas hay que hervirlas en una olla grande con agua hirviendo con sal. Como ahora solamente queremos escaldar (es decir, hacer una cocción parcial), con 6-8 minutos es suficiente (hasta que estén casi tiernas), pasado este tiempo retirar con una espumadera y escurrir. Si quisiéramos cocerlas totalmente, se deberían hervir unos 10-12 minutos, y se ve que están hechas cuando se puedan pinchar fácilmente la base con un cuchillo.
  2. Si las coles no se van a usar en este momento y simplemente las estamos preparando con antelación, extenderlas una vez escurridas en una sola capa (sin que se toquen entre sí) sobre un paño de cocina para permitir que el aire circule a su alrededor y que se enfríen rápido pero a la vez mantengan su textura. Una vez estén totalmente frías, se pueden guardar en la nevera hasta 24 horas.

Brasear las coles de Bruselas con mantequilla

  1. Precalentar el horno a 180º, y untar una fuente apta para horno con mantequilla.
  2. Colocar las coles de Bruselas previamente escaldadas en esta fuente (mejor en una sola capa), salpimentar y rociar con 2-4 cdas mantequilla derretida.
  3. Cubrirlas con papel de aluminio y hornear unos 10 minutos hasta que estén tiernas y se hayan impregnado de mantequilla (si luego no queréis añadirles la mantequilla y solamente queréis brasearlas, se tienen que hornear 20 minutos).

Gratinado con queso

  1. Pasados los 10 minutos, subir el horno a 220º
  2. Pasar las coles a un bol, esparcir una capa de queso sobre la fuente, volver a colocar las coles y esparcir más queso por encima, junto con otras 2 cdas de mantequilla. Volver a hornear (ahora sin tapar) otros 10-15 minutos para que se dore el queso.
  • Resultado: 4-5 porciones
  • Fuente: libro El Arte de la Cocina Francesa de Julia Child
  • ¡A disfrutar!

2 comentarios sobre “Choux de Bruxelles à la milanaise”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.