Galletas

Galletas de gorgonzola

De nuevo otra sorprendente receta de Nigella Lawson para preparar unas irresistibles galletas saladas de gorgonzola, un vicio de comer

Llevaba semanas ya con ganas de preparar esta receta, hasta había comprado una buena porción de gorgonzola para hacerla, pero nunca me daba la vida con tanto dulce para preparar. Además, a mi maridito no le gusta el queso azul y cada vez que le decía que me iba a poner a preparar estas galletas saladas siempre me ponía caras largas… y ahora que las he hecho por fin se las come de dos en dos el muy glotón, porque aunque saben a gorgonzola no quedan muy fuertes.

Galletas de gorgonzola
Galletas de gorgonzola

Tengo que reconocer que nunca había preparado galletas saladas hasta ahora, menos de gorgonzola, ¡y las recomiendo un montón! Son unas galletas saladas, con sabor a queso pero no muy fuerte, y son muy ligeras la verdad. La combinación de la mantequilla con el gorgonzola es ideal, tenéis que probarlas. Además, son perfectas como tentempié, o lo típico que estás cocinando y te entra hambre, pues bien harás de tener una o dos a mano para hincarles el diente.

Además son muy fáciles de preparar. Nigella en la receta de su libro How to be a domestic goddess la forma de las galletas la hace con un cortapastas, pero yo simplemente hice bolitas del tamaño de una nuez y han quedado perfectamente. Para mí esto supone un ahorro de tiempo, ya que no sé a vosotros pero a mí siempre me da pereza ponerme a amasar con el rodillo y a cortar galletas…

¿Qué más puedo deciros para animaros a que las preparéis? ¡Rápido a la cocina y manos a la obra! En mi caso, con esta receta ya tengo una más hecha de mi reto Irene-Nigella 🙂

Ingredientes:

  • 175 gr queso azul (Nigella utiliza Cashel Blue, yo gorgonzola) desmenuzado
  • 100 gr mantequilla ecológica a temperatura ambiente
  • 1 yema huevo ecológico grande
  • 125 gr harina
  • 50 gr Maizena
  • 1 pizca de sal

Pasos:

En un bol, tamizar la harina + Maizena + sal.

Con la ayuda de unas varillas eléctricas o la KitchenAid (velocidad media-alta), mezclar el queso + mantequilla + yema, a continuación bajar la velocidad (media-baja) y añadir cucharada a cucharada la mezcla de harina, quedará una mezcla esponjosa con la que se puede trabajar.

Darle forma de disco, envolverla con papel film y dejarla reposar en la nevera 30 minutos.

Precalentar el horno a 180º

Si queréis usar un cortapastas, extender algo de harina sobre una superficie limpia, amasar la masa con un rodillo e ir cortando galletas y colocándolas sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno. Si, por el contrario usáis mi técnica más rápida, haced pequeñas bolas del tamaño de una nuez y aplanadlas un poco, y luego colocarlas sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno.

Hornear durante 10-15 minutos, hasta que los bordes empiecen a coger color dorado. Pasado ese tiempo, sacarlas del horno, dejarlas reposar un par de minutos sobre la bandeja caliente y luego pasarlas a una rendija para que terminen de enfriarse del todo.

Salen 12

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.