Muffins y cupcakes

Muffins rellenos de mermelada

Receta de Nigella Lawson para preparar unos deliciosos muffins rellenos de mermelada, ¿os apetecen para desayunar?

Sé que lo he dicho muchas veces, pero me encantan los muffins, magdalenas y similares para desayunar, me parece una forma estupenda de empezar el día. Y si están rellenos de mermelada, es un plus de «deliciosidad» a tener en cuenta.

Muffins rellenos de mermelada
Muffins rellenos de mermelada

El título original de esta receta, y también la idea original, era «jam-doughnut muffins», por lo que no son unos muffins como tal en el sentido estricto, sino una especie de muffin-donut por lo que le haces al muffin después de hornearlo, pero ya os digo que yo he obviado esa parte, aunque os la contaré por si os animáis a hacerlo.

El caso es que Nigella, en la receta original, después de sacar los muffins del horno los desmolda, los baña en mantequilla derretida, y los reboza en azúcar (para simular un donut). ¿Qué os parece esta idea? Tiene que estar bueno, no lo niego… pero la verdad no me apetecía tal extra de calorías, más cuando los muffins sacados del horno sin este añadido ya están buenísimos de por sí. Podéis animaros a probarlo y me explicáis si ha valido la pena el extra de calorías que implica este último paso.

Así pues, aquí os dejo esta recetita de mi reto Irene-Nigella que preparé el fin de semana con mi maridito, espero que os anime los desayunos igual que ha animado los nuestros.

Ingredientes:

  • PARA LOS MUFFINS:
  • 125 ml leche ecológica
  • 85 ml aceite de girasol
  • 1 huevo ecológico
  • 1/2 cdta extracto de vainilla
  • 200 gr harina con levadura incorporada
  • 100 gr azúcar glas
  • 12 cdtas mermelada (yo utilicé de arándanos, Nigella propone de fresa)
  • PARA EL BAÑO DE MANTEQUILLA Y AZÚCAR (opcional):
  • 100 gr mantequilla ecológica
  • 150 gr azúcar

Pasos:

Precalentar el horno a 190º

Dado que son muffins, y como ya he dicho muchas veces, la masa de los muffins no hay que sobrebatirla (pueden quedar grumos), la receta se prepara con unas varillas manuales (ni eléctricas ni KitchenAid, ¡a mano!). Así pues, en un bol, batir la leche + aceite de girasol + huevo + extracto de vainilla.

En otro bol aparte, tamizar la harina + azúcar glas, y hacer un hueco en el medio (como un volcán), en el que hay que verter la mezcla líquida.

Mezclar la masa con la ayuda de las varillas manuales, recordad que no importa que queden grumos, simplemente que quede la masa suficientemente homogénea.

Con la ayuda de una cuchara de helados, rellenar los muffins previamente cubiertos con un papel de magdalena, hasta 1/3 de su capacidad, añadir una cucharadita de mermelada, y luego otra cucharada de masa de muffin (hasta que quede cubierto hasta 2/3).

Si no vais a hacer el baño de mantequilla + azúcar, yo lo que hice fue espolvorear los muffins con un poco de azúcar para que quede el azúcar tostado por encima. Si vais a hacer el baño, podéis obviar este paso.

Hornear durante 20 minutos, hasta que al pincharlos con un palillo salga limpio.

Ahora viene la parte calórica que yo no hice – mientras los muffins están en el horno, fundir la mantequilla en una sartén y servir el azúcar en un plato hondo. Cuando los muffins ya estén horneados, sacarlos de sus moldes, bañarlos en la mantequilla fundida y rebozarlos en el azúcar, y mejor comerlos calientes. ¿Os animáis a hacerlo?

Salen 12

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.