Panes y masas

Sesame flatbread

Receta de Nigella Lawson para preparar unos panecillos de sésamo, ideales para cualquier ocasión

Primera receta de pan que preparo de Nigella de su libro How to be a domestic goddess, ¡y nos ha encantado! Ya tenía ganas de preparar alguna receta de pan para seguir avanzando en mi reto Irene-Nigella.

Nigella utiliza semillas de nigella pero yo las he substituido por sésamo normal y la verdad es que quedan divinamente, de hecho en casa nos zampamos dos panes como aperitivo de la cena untándolo con aceite, salsas, queso,… y quedaba bien con todo, además como es ligero no llena mucho.

Sesame flatbread
Sesame flatbread

Los panes en general siempre requieren bastante fermentación, en este caso con 1 hora es suficiente, y luego entre los distintos amasados sí que hay que dejarlo reposar unos minutos, pero en general no es una receta ni que tenga una gran dificultad ni que lleve mucho tiempo.

El resultado no es un pan al uso, sino más bien un panecillo algo esponjoso o un pan que recuerda al naan ya que queda bastante plano. Además no es totalmente salado, sino que tiene un toque dulzón-ácido ya que se prepara con un poco de yogur, tanto en la masa como en el glaseado.

¿Os animáis a prepararlo?

Ingredientes:

  • PARA LA MASA:
  • 500 gr harina de fuerza
  • 7 gr levadura seca o 15 levadura fresca (yo usé levadura seca)
  • 2 cdtas sal
  • 2 cdas yogur natural ecológico
  • 2 cdas aceite de oliva
  • 300 ml aprox agua tibia-caliente
  • PARA EL GLASEADO:
  • 1 huevo ecológico
  • 1 cdta agua
  • 1 cdta yogur natural ecológico
  • 1 cda semillas (ej: sésamo, lino,…)

Pasos:

En un bol grande, mezclar la harina + levadura + sal y hacer un hueco en el medio.

En un bol medidor, añadir el yogur + aceite, y añadir agua tibia-caliente (no puede estar demasiado caliente ya que quitaría el efecto de la levadura) hasta que marque 350ml. Mezclar los ingredientes con la ayuda de un tenedor, luego ir añadiendo poco a poco este líquido a la mezcla seca, y combinarlo con la ayuda de una cuchara de palo, añadiendo algo más de líquido si es necesario pero siempre sin pasarse.

Con la ayuda de las manos, amasar sobre una superficie limpia; pero, si tenéis la KitchenAid, es un buen momento de usarla: con el accesorio gancho (velocidad media), mezclar los ingredientes hasta que quede una masa suave, sin grumos, esponjosa y elástica. Darle forma de bola, engrasar con aceite un bol y dejar la masa reposar ahí, cubierta con algo más de aceite y tapada con papel film durante una hora o así, hasta que doble su tamaño.

Pasado ese tiempo, chafar un poquito la masa con las yemas de los dedos, y dejarla reposar 10 minutos más.

Precalentar el horno a 220º

Partir la masa en 6 porciones, darle forma ovalada y aplanarla (con la ayuda de un rodillo por ejemplo). Colocarlas sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno dejando 3 cm de separación entre ellas, y dejarlas reposar 20 minutos más tapadas con un trapo limpio.

Pasado ese tiempo, con la ayuda de un cuchillo plano, dibujar cortes diagonales en ambas direcciones sobre cada panecillo.

En un bol, batir el huevo + agua + yogur, con la ayuda de un pincel de cocina untar los panecillos con este glaseado, y espolvorearlos con las semillas.

Hornear durante 8-10 minutos, hasta que los panecillos queden bien doraditos. Al sacarlos del horno, dejarlos envueltos en un paño de cocina limpio para que no se sequen.

Salen 6

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.