Bizcochos y pasteles

Pastel de chocolate denso (y delicioso)

Receta de Nigella Lawson para preparar un sabroso pastel de chocolate. Si sois fans de este dulce… ¡os encantará!

Lunes, empieza la semana… pero la empezamos con un principio dulce y, como no, ¡súper chocolatoso! Llevaba una semana sin poder acercarme al horno entre trabajar y estudiar, y ya era hora de poder dedicar algo de tiempo a preparar algo que te alegre el día cuando lo pruebas 🙂

Pastel de chocolate denso (y delicioso)
Pastel de chocolate denso (y delicioso)

He de decir que a primera vista me ha parecido bastante simple la receta, ya que no tenía ingredientes adicionales como pasas o nueces, ni trozos de chocolate. Los ingredientes son básicos, están en casa de cualquiera. Además la masa es muy curiosa, queda muy líquida comparada con otros bizcochos, ya que se hace con agua hirviendo también. Pero Nigella nunca decepciona, el resultado es… ¡¡¡OMG!!!

Así que aquí os dejo otra receta de Nigella Lawson de su libro How to be a domestic goddess siguiendo así mi reto Irene-Nigella, la verdad es que lo estoy amortizando bien 😀

Ingredientes:

  • 225 gr mantequilla ecológica
  • 375 gr azúcar mascabado (lo siento, esto sí que no lo tenía y lo cambié por azúcar moreno)
  • 2 huevos ecológicos (batidos)
  • 1 cdta extracto de vainilla
  • 100 gr chocolate negro (fundido)
  • 200 gr harina
  • 1 cdta bicarbonato
  • 250 ml agua hirviendo

Pasos:

Precalentar el horno a 190º

Mezclar la mantequilla con el azúcar con la ayuda de unas varillas manuales o eléctricas, para este primer paso mejor las eléctricas, luego añadir los huevos y la vainilla y batir bien la masa.

Añadir el chocolate fundido (previamente enfriado un poco), pero ahora mezclando la masa con cariño con la ayuda de unas varillas manuales, ya que no queremos que nos quede una masa con mucho aire (como su propio nombre indica, ¡es un bizcocho denso!).

Incorporar la harina previamente mezclada con el bicarbonato poco a poco, cucharada a cucharada, junto con el agua hirviendo, hasta que quede una masa bastante líquida la verdad (pero como huele de bien…).

Añadir la masa en un molde rectangular (23 x 13 x 7 cm), yo en este caso en lugar de untarlo con mantequilla lo forré con papel de horno para que fuera más fácil desmoldarlo (ya que mi molde rectangular no es muy bueno…).

Hornear durante 30 minutos a 190º, luego 15 minutos más a 170º, pero siempre comprobad antes de sacarlo que el bizcocho está hecho del todo insertando un palillo y comprobando que sale limpio (yo tuve que dejarlo casi 10 minutos más).

Al sacar el bizcocho del horno, dejadlo enfriar sobre una rendija hasta que esté completamente frío, no intentéis desmoldarlo o darle la vuelta antes (incluso dejadlo toda la noche para que se enfríe bien).

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.