Bizcochos y pasteles

Pastel de limón y almendra

Receta de Nigella Lawson para preparar una maravillosa tarta de limón y almendra, de las mejores que habréis probado y además muy fácil de hacer

Empezaré el post como empieza Nigella su receta, ya que me siento profundamente identificada con lo que dice: I love lemon, I love almond, so this cake for me is cake nirvana. Creo que ya lo he dicho en otros posts… ¡¡¡pero me encantan los pasteles con limón!!! De alguna forma me recuerdan a mi infancia y los bizcochos de limón de mi madre, así que he intentado racionar las recetas de bizcochos/tartas/… dulces en general de limón de Nigella… pero creo que no me quedan muchas con esta fruta como principal protagonista 🙁

Pastel de limón y almendra
Pastel de limón y almendra

Además, me encanta cocinar cuando viene gente a casa, así que estoy especialmente feliz de compartir con mis amigos este maravilloso pastel (espero que les guste el limón tanto como a mí).

Así que aquí tenéis la receta de Nigella de mi reto Irene-Nigella, espero que vosotros también os estéis convirtiendo en auténticos domestic gods/goddess 🙂

Ingredientes:

  • 225 gr mantequilla ecológica a temperatura ambiente
  • 225 gr azúcar (glas)
  • 4 huevos ecológicos grandes
  • 50 gr harina
  • 225 gr almendra molida
  • 1/2 cdta esencia de almendra
  • Ralladura y zumo de 2 limones

Pasos:

Precalentar el horno a 180º

Mezclar con la ayuda de unas varillas o de la KitchenAid (velocidad media) la mantequilla con el azúcar hasta que quede una masa casi blanca (es un poco más de tiempo que de normal en otras recetas).

A continuación, añadir los huevos uno a uno y la harina, alternando: primero un huevo, luego un cuarto de harina, y así sucesivamente.

Cuando estén estos ingredientes bien incorporados a la masa, añadir a cucharadas la almendra molida y la esencia de almendra, y por último el zumo de limón (colado) y la ralladura.

Veréis que queda una masa cuya textura recuerda a una especie de mousse y es de color blanquecino (con tanta almendra, ¡normal!).

Os preguntaréis… ¿y la levadura? Pues esta receta no lleva, queda un pastel planito pero deliciosos.

Verter la masa en un molde de bizcocho de 21-23 cm previamente untado con mantequilla, y hornear durante cerca de 1 hora, hasta que al pincharlo con un palillo salga limpio. Nigella comenta en la receta que pasados unos 30 minutos es recomendable taparlo con papel de aluminio para evitar que se queme por encima.

Al sacarlo del horno, dejarlo enfriar primero 5 minutos en la bandeja caliente, y luego pasarlo a la rendija.

Nigella recomienda envolver bien este pastel en papel de aluminio y comerlo un día después, ya que coge más sabor. Así que, ante la duda, le he hecho caso 🙂

Al servir, espolvorear con azúcar glas tamizado.

Salen 6-8 porciones.

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.