Bizcochos y pasteles

Pastel tierno de limón con compota de arándanos

Cremoso y sabrosísimo pastel tierno de limón con compota casera de arándanos, toda una delicia de receta vegana que gustará a todos

Queridos lectores y lectoras, ahora que empieza a hacer más calorcito apetecen un montón este tipo de dulces más fresquitos con un toque frutal, por lo que el pastel que os traigo hoy de limón con cobertura de arándanos es toda una maravilla especialmente recién sacado de la nevera.

Pastel tierno de limón con compota de arándanos
Pastel tierno de limón con compota de arándanos

La verdad es que di con la receta casi de casualidad, no sé cómo terminé una vez más en la web de Nigella Lawson (pero no por mi reto Irene-Nigella) y paseando por el apartado de pasteles me llamó la atención (aquí tenéis el link de la receta original), así que la marqué en mi interminable lista de recetas por hacer. Y el finde, como no había tenido tiempo de hacer ningún dulce durante mi ajetreadísima e interminable semana, pues hice 2×1: mientras tenía en el horno el pastel de limón no pude resistirme a hacer unos muffins de manzana que en breves verán la luz en el blog. Así teníamos el pastel como postre de una buena comilona en casa con mi maridito, y los muffins para nuestros desayunos entre semana.

La receta es muy facilita de preparar, aunque tenga tres preparaciones os cuento por partes. En primer lugar la masa es un bizcocho de limón muy cremoso y esponjoso (de hecho Nigella en su web lo llama «tender cake» por la maravillosa textura que tiene), y sorprendentemente vegano. ¿El truco? La leche de coco, que tiene que ser dulce para repostería, no la que se usa para cocina. No os preocupéis si como mi maridito sois haters del coco, el pastel no coge sabor a coco sino que tiene un maravilloso sabor de limón. De hecho le di a probar sin decirle que tenía coco y luego le di la noticia, y su reacción fue: ¿ah sí esto lleva coco?

Siguiente paso, la compota casera de arándanos. Para prepararla simplemente hay que poner los arándanos al fuego con un poco de zumo de limón, azúcar y agua, e ir con cuidado de que no se queme ni quede demasiado espesa. En apenas 5 minutos tendréis la compota que no solamente puede serviros para cubrir este pastel, sino muchos otros dulces.

Y último paso, el más fácil: la cobertura de yogur. Para hacerla simplemente hay que… mezclar el yogur con una cucharadita de extracto de vainilla. Esto casi no cuenta ni como paso 😉

Respecto el ensamblado, hay que hacerlo justo cuando vayamos a comerlo pero estando el pastel ya totalmente frío. Como sabéis los arándanos tienen la horrible manía de teñir las masas, así que corréis el peligro de que tiña vuestro pastel y vuestro yogur de un color, digámosle, «feúcho». Si eso no os importa, ¡el pastel está buenísimo igualmente!

Así pues, hechas las presentaciones, aquí tenéis este magnífico pastel vegano, ¡os encantará!

Ingredientes

  • PARA EL PASTEL:
  • 225 gr harina
  • 1’5 cdtas levadura
  • 0’5 cdta bicarbonato
  • 0’25 cdta sal
  • 150 ml aceite de girasol
  • 150 gr azúcar (yo usé 100)
  • 275 gr leche de coco (dulce)
  • 2 limones (ralladura de 2 limones + 3 cdas zumo)
  • 1 cdta extracto de vainilla
  • PARA LA COMPOTA:
  • 150 gr arándanos (yo usé congelados)
  • 1 cda zumo de limón
  • 1 cda azúcar
  • 50 ml agua fría + 1’5 cdtas
  • 1’5 cdta Maizena
  • PARA LA COBERTURA:
  • 250 gr yogur de leche de coco
  • 1 cdta extracto de vainilla
  • 2’5 cdtas azúcar glass (yo no lo usé)

Pasos

  1. Precalentar el horno a 180º
  2. Untar con margarina un molde de 20 cm de diámetro, cubrirlo con papel de hornear presionando bien con los dedos para que se enganche bien; y reservar.
  3. En un bol, tamizar la harina + levadura + bicarbonato + sal, y reservar.
  4. En otro bol, con unas varillas manuales batir el aceite + azúcar + leche de coco, e incorporar la ralladura de limón + zumo de limón + extracto de vainilla.
  5. Verter los ingredientes líquidos sobre los secos, mezclarlos con las varillas manuales hasta que estén totalmente incorporados. Verter la masa sobre el molde previamente preparado y hornear unos 30-35 minutos o hasta que la superficie esté dorada, los bordes se separen del molde y al pincharlo con un palillo salga limpio.
  6. Dejarlo un par de minutos sobre la bandeja caliente y luego pasarlo a la rejilla hasta que se enfríe del todo.
  7. Mientras se hornea el bizcocho, poner en una sartén los arándanos + zumo de limón + azúcar + agua y llevar a ebullición, luego bajar el fuego y con una cuchara mezclarlo suavemente un par de minutos, hasta que los arándanos empiecen a ablandarse y quede un líquido brillante.
  8. Retirar la sartén del fuego y en una taza pequeña mezclar la cucharadita y media de agua y de Maizena, verterlo en su totalidad sobre los arándanos y volverlo a poner al fuego unos 30 segundos más, para entonces debería empezar a volver a burbujear y haber espesado. Si lo veis demasiado espeso podéis añadir un poquito más de agua. Verter la compota en un bol y dejarla enfriar del todo.
  9. Mezclar el yogur de leche de coco + extracto de vainilla.
  10. Para el ensamblado, verter sobre el pastel el yogur (ojo porque para mi 250gr quizás eran demasiado, puede que queráis añadir menos), espolvorear encima el azúcar glas tamizado (yo no lo hice por no poner más azúcar), y verter encima los arándanos. Servir inmediatamente.
  • Resultado: 8 porciones
  • Fuente: blog de Nigella Lawson
  • ¡A disfrutar!

2 comentarios sobre “Pastel tierno de limón con compota de arándanos”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.