Panes y masas, Tartas, quiches y hojaldres

Pizza casareccia

Receta de Nigella Lawson para preparar una sabrosa pizza casera, ¿os apetece probarla?

En casa somos unos auténticos fanáticos de la pizza, cada semana comemos pizza en dos ocasiones: normalmente una entre semana los jueves y otra el finde. Igual que la repostería y la cocina suelen ser mi especialidad, las masas de pizza son la especialidad de maridito ya que prepara unas pizzas que no tienen nada que envidiar a las de cualquier pizzería.

Pizza casareccia
Pizza casareccia

Pero os preguntaréis, si maridito cada semana prepara pizza casera, ¿por qué todavía no había publicado su receta? Pues bien, hasta hace poco como hacía la masa a más a ojo cada semana cambiaba un poco las proporciones, pero para Reyes le regalé un taller para especializarse en pizza y focaccia y desde entonces sus pizzas son ESPECTACULARES!!! Con una masa fina, que hace burbujitas por la fermentación y un sabor que solo un auténtico pizzaiolo como él sabe conseguir.

Os preguntaréis, si la nueva receta de mi maridito es la «pizza definitiva», ¿por qué no la había publicado hasta ahora? Pues bien, porque para prepararla se necesita un tipo de harina de sémola que no habíamos logrado conseguir. Pero ahora que sabemos dónde comprarlo siempre preparamos «maridito’s special pizza». No os preocupéis, en breves tendremos una colaboración especial de mi maridito para que él mismo escriba el post de su super receta!!!

Igualmente, hasta entonces y siguiendo mi reto Irene-Nigella de preparar todas las recetas del libro How to be a domestic goddess de Nigella Lawson, he preparado una de las pizzas que tiene ahí (aunque la de mi maridito es mejor jejeje). La receta original tiene carne pero obviamente yo no consumo de eso así que es una receta 100% vegetariana, os indico qué he puesto yo. Respecto la masa, se puede hacer perfectamente con la KitchenAid y de hecho he tardado 5-10 minutos en prepararla, luego se estira a mano (sin rodillo), ¡y listo!

La masa no es de las super finas, sino que es un punto intermedio entre pizza y focaccia, como una «coca».

¡Espero que os guste!

Ingredientes:

  • PARA LA MASA:
  • 250 gr harina (normal, no de fuerza)
  • 1 cdta colmada levadura (seca, no fresca)
  • 1/2 cdta sal
  • 150 ml agua tibia (aprox)
  • 2 cdas aceite de oliva
  • PARA EL RELLENO:
  • 200 gr tomate triturado
  • 2-3 pizcas orégano
  • 5 tomates secos
  • 1/2 cebolla cortada a tiras
  • Mozzarela, parmesado, cheddar (a elegir el que más os guste)

Pasos:

En un bol, tamizar la harina + levadura + sal. Si vais a amasar a mano, añadir al bol el agua y el aceite de oliva, mezclarlo un poco, y luego amasar durante 5 minutos sobre una superficie limpia. Si vais a la opción cómoda con la KitchenAid que es lo que hice yo, y ha quedado divinamente, con el accesorio gancho a velocidad media-alta añadir el agua poco a poco y el aceite de oliva, y amasar durante algo menos de 5 minutos. El resultado es una masa que se puede trabajar bien, se despega del gancho y es algo pegajosa.

Dejarla reposar durante algo más de 1 hora en un plato hondo cubierto con un chorrito de aceite de oliva y tapada con papel film para que coja volumen.

Pasado ese tiempo, precalentar el horno a 240º

Amasar la masa un poco con las manos para quitarle el exceso de aire y extenderla sobre la bandeja de horno con una forma rectangular o redonda, la que prefiráis.

Untar la base con tomate y hornearla durante unos 15 minutos hasta que coja firmeza y color. Añadir los toppings que queramos, y volver a poner la pizza en el horno unos 5-10 minutos más hasta que el queso se funda del todo.

Si vais a usar verduras frescas, como cebolla, champis, calabacín,… Siempre queda mejor que antes de ponerlos sobre la pizza las salteéis un poco en la sartén para que queden más tiernas, especialmente los champis.

Salen 2 porciones

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.