Tartas, quiches y hojaldres

Súper tarta de cebolla y cheddar

Increíble receta de Nigella Lawson para preparar una sabrosa tarta vegetariana de cebolla y cheddar, la mejor que habréis probado

El título lo dice todo… todos hemos probado quiches de todos los sabores, con puerro, con calabacines, con cebolla, pero os aseguro que esta tarta no tiene nada que ver con ninguna otra tarta o quiche salada que hayáis probado antes, así que… ¿a qué estáis esperando a prepararla?

Súper tarta de cebolla y cheddar
Súper tarta de cebolla y cheddar

Os recomiendo probarla con un buen vino (tinto mejor), y simplemente dejaros sorprender por la combinación de ambos, será vuestra mejor cena de la semana. Además, aunque tanto la base como el relleno de la tarta son caseros, no se tarda mucho en prepararla, ya que mientras se pocha la cebolla se puede preparar la masa, que por cierto no es de las que se tiene que amasar con rodillo y esas cosas, ¡qué va!, es muy fácil.

Todavía no había probado a hacer una receta salada del libro de Nigella Lawson How to be a domestic goddess (el que sigo en mi reto Irene-Nigella), pero viendo el resultado de ésta, me han entrado muchas ganas de preparar las demás. Aquí os dejo la receta:

Ingredientes:

  • PARA EL RELLENO:
  • 4-5 cebollas grandes (unos 750-800 gr)
  • Aceite de oliva (1 cda, pero yo nunca mido a cdas el aceite, así que un chorrito)
  • 1 cda mantequilla ecológica (unos 25 gr)
  • 1/2 cdta tomillo seco
  • 50 gr queso cheddar fuerte o gruyere (rallado)
  • PARA LA BASE:
  • 250 gr harina
  • 1 cdta colmada de levadura
  • 1 cdta sal
  • 100 ml leche ecológica
  • 40 gr mantequilla ecológica fundida
  • 100 gr queso cheddar fuerte o gruyere (rallado)
  • 1 cdta colmada de mostaza inglesa (yo usé mostaza con miel)
  • 1 huevo ecológico grande (batido)

Pasos:

Precalentar el horno a 200º

Empezamos pelando las cebollas y cortándolas a tiras finas, poner el aceite y la mantequilla a calentar en una sartén, y poner las cebollas a sofreír a fuego muy lento con mucha calma, ya que tienen que quedar bien tiernas (unos 15-25 minutos). TRUCO IRENE: echar una pizca de sal para que la cebolla «sude» y se poche antes.

Cuando hayan cogido algo de color (quedan ligeramente marronosas por la mantequilla), salpimentar, añadir el tomillo seco, servirlo sobre una fuente de tarta y espolvorear con 50gr de cheddar rallado. Reservarlo.

Mientras la cebolla está pochándose, podemos ponernos manos a la obra con la masa. Para ello, en un bol mezclar con la ayuda de un colador la harina + levadura + sal, y añadir los 100 gr de queso cheddar rallado. A parte en otro bol mezclar con la ayuda de un tenedor la leche + mantequilla fundida + mostaza + huevo batido, e incorporarlo a la mezcla seca mezclando los ingredientes con las manos hasta que quede algo pegajosa pero se pueda trabajar con ella.

Colocar la masa en una superficie limpia, hacer un círculo con ella del tamaño del molde de tarta y traspasarlo sobre la base de cebolla con cuidado, sellando con los dedos los bordes para que quede toda la base de cebolla cubierta con la base.

Antes de entrar al horno

Hornear durante 15 minutos a 200º, luego bajar la temperatura a 180º y hornear otros 10-15 minutos más, hasta que la masa tenga un color dorado y se vea crujiente.

Al salir del horno, antes de darle la vuelta

Al sacarla del horno viene lo divertido… sin quemarse, con la ayuda de un plato hay que darle la vuelta a la tarta para que quede abajo la masa y arriba la cebolla. Parece difícil… ¡pero no lo es! (es como darle la vuelta a una tortilla de patatas).

Y por fin, después de darle la vuelta

Salen 8 porciones

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.