Panes y masas

Tarta alemana de ciruelas

Receta de Nigella Lawson para preparar una sabrosa tarta de ciruelas y crumble, un must para vuestros desayunos y meriendas

Hacía ya un tiempo que no preparaba una tarta con masa fermentada con levadura fresca, en este caso cubierta de ciruelas. La verdad es que me encanta cómo quedan, especialmente la textura ya que queda especialmente esponjosa, más si le pones fruta encima como es el caso de esta tarta o la anterior que hice de manzana (la apple kuchen).

Tarta alemana de ciruelas
Tarta alemana de ciruelas

La tarta que os traigo hoy tiene ciruelas además de un crumble de nueces encima que queda brutal, la verdad es que me guardo esta idea de poner un crumble encima para otras tartas y pasteles, ¡nos ha encantado!

Aunque la receta pueda parecer larga por tener tres preparaciones (la masa, el relleno y el crumble), no es para nada difícil, especialmente si tenéis KitchenAid o varillas eléctricas la masa se prepara en un pimpam, se deja fermentar y listo, no requiere amasado. La masa idealmente hay que dejarla fermentar al menos 1 hora, pero yo la deje toda la noche y subió un montón.

Otra recomendación que os hago es probar esta tarta caliente, recién salida del horno, queda especialmente deliciosa sobretodo si la acompañáis con una buena bola de helado, la combinación del caliente de la tarta con el frío del helado es… ¡OMG! De lo contrario no tardéis más de 2-3 días en acabarla ya que se pone seca con rapidez.

Y ya lo último, si no tenéis ciruelas o no es temporada no os preocupéis, podéis usar otras frutas jugosas como la manzana por ejemplo.

Hechas las presentaciones, aquí os dejo esta receta de Nigella Lawson de su libro How to be a domestic goddess, ¡una menos para terminar mi reto Irene-Nigella!

Ingredientes:

  • PARA LA MASA:
  • 3’5 gr levadura química (tipo Royal) o 7 gr levadura fresca
  • Alrededor de 350 gr levadura de fuerza
  • 1/2 cdta sal
  • 50 gr azúcar moreno
  • 200 ml leche ecológica tibia
  • 1 huevo ecológico mediano batido
  • 20 gr mantequilla ecológica a temperatura ambiente
  • PARA EL TOPPING DE FRUTA:
  • 500 gr ciruelas (yo usé 600) pelada y sin pipo
  • 3 cdas azúcar moreno
  • PARA EL CRUMBLE:
  • 140 gr harina
  • 100 gr azúcar moreno
  • 110 gr mantequilla ecológica
  • 200 gr nueces cortadas a trozos

Pasos:

Empezamos con la masa, para ello lo primero es tamizar en un bol (si usaréis KitchenAid, en el bol de la KitchenAid) la harina + levadura + sal + azúcar (si usáis levadura fresca yo la rallo para que no queden tropezones), y poco a poco añadir la leche tibia mezclando con una cuchara mientras. Añadir también el huevo batido + mantequilla y empezamos a amasar: si usáis la KitchenAid, con el accesorio gancho amasar unos 5 minutos a velocidad media-alta, y si amasáis a mano hay que hacerlo sobre una superficie enharinada unos 10 minutos.

La masa estará lista cuando no se pegue (puede que tengáis que añadir una cucharada más de harina ya que cada harina absorbe cantidades distintas de líquido, pero con cuidado de no pasarse), quede brillante y húmeda. Cuando esté lista, cubrirla con papel film y dejarla reposar 1 hora a temperatura ambiente, pero si la tendréis toda la noche reposando (como hice yo) entonces tiene que ir a la nevera pasada 1 hora.

Antes de fermentar

Mientras esperamos que fermente nos ponemos con las coberturas.

Para la fruta, ponerla en un bol, añadir las cucharadas de azúcar y rebozarla bien, luego reservar.

Y para el crumble, tamizar la harina + azúcar en un bol, añadir la mantequilla y amasar con las manos, y por último incorporar las nueces y trabajar la masa un poco más (a mano también), luego reservar.

Precalentar el horno a 180º

Colocar un papel de horno sobre una bandeja de horno, coger la masa con las manos y colocarla directamente encima de la bandeja cubierta con papel. Estirarla con las manos lo máximo que podáis, que cubra la bandeja de horno pero no toque los bordes, hasta que quede de un grosor de algo menos de un dedo.

Cubrirla con las ciruelas (y el juguito que hayan soltado) uniformemente, y con el crumble que iremos desmenuzando con las manos.

Hornear durante unos 30 minutos (aunque yo tuve que sacarla a los 20-y-pocos), hasta que la base esté doradita, la fruta tierna y el crumble crujiente.

Servir caliente, con una buena bola de helado mejor.

Salen 8 porciones

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.