Bizcochos y pasteles, Cremas, rellenos y coberturas

Butterscotch layer cake

Receta de Nigella Lawson para preparar un increíble layer cake de caramelo y crema (similar al toffee), ¡absolutamente irresistible!

Queridos lectores y lectoras, hoy os traigo un pastel que no sé por qué pero tenía especial ganas de preparar, así que lo he hecho dos veces en una semana: una para mis amigas y otra para mi familia, y en los dos casos ha gustado mucho la verdad.

Butterscotch layer cake
Butterscotch layer cake

Nunca había preparado un pastel cuya base de sabor fuera el caramelo, pero tengo que reconoceros algo: tengo pánico a preparar caramelo en casa… Hace mil años, cuando mi maridito y no era mi maridito sino mi «novito» como lo llamaba mi madre, una tarde nos dio por preparar manzanas caramelizadas. Al untar las manzanas en el caramelo fundido, mi «novito» sin querer me pasó un reguero de caramelo fundido por la muñeca y la verdad no recuerdo haber sentido nunca un dolor peor, se me enganchó el caramelo a la piel y os juro que casi me desmayo del dolor, y eso que yo soy cero quejica a dolores.

Así que este pastel ha sido una forma de superar mi miedo al caramelo, ¡y conseguido! Tendríais que haber visto mi cara de concentración fundiendo el azúcar, creo que nunca había hecho una preparación con tanta cautela.

Pero bueno, a parte de mi anécdota personal de mi fobia ya superada al caramelo, el pastel es una delicia. Al caramelo una vez fundido se le añade nata, con lo que queda con un sabor más suave que se denomina «butterscotch» (mecachís qué difícil es escribir esta palabra…) que recuerda al toffee. Luego el pastel va relleno y cubierto de una crema de queso a la que se le añade este butterscotch, y por encima se le tira más butterschotch para darle el toque final.

El bizcocho es el clásico victoria sponge que ya os compartí anteriormente, muy suave, esponjoso y con un delicioso toque a mantequilla. ¡Siempre es un acierto!

Así pues, aquí tenéis la receta de Nigella Lawson de su libro How to be a domestic goddess, siguiendo mi reto Irene-Nigella de preparar todas las recetas de este libro.

Ingredientes:

  • PARA EL PASTEL:
  • 225 gr mantequilla ecológica a temperatura ambiente
  • 100 gr azúcar moreno
  • 125 gr azúcar
  • 4 huevos ecológicos grandes
  • 225 gr harina para bizcochos (con levadura incorporada)
  • 3-4 cdas leche ecológica
  • PARA EL RELLENO:
  • 300 gr azúcar
  • 125 ml agua fría
  • 250 gr nata para montar ecológica
  • 400 gr crema de queso ecológica a temperatura ambiente

Pasos:

Sé que no es el orden estándar, pero para esta receta mejor empezar con el relleno ya que luego tiene que enfriarse bien, especialmente el caramelo. Para ello, poner en una sartén grande el azúcar y el agua fría, remover ligeramente con un tenedor para que se disuelva un poco, y poner a calentar a fuego bajo sin remover ahora (de lo contrario cristalizará el azúcar). Cuando parezca que se ha disuelto el azúcar, subir el fuego hasta que coja un bonito color dorado oscuro (ojo no os paséis o se os quemará).

Cuando haya cogido este color, sacar del fuego y con la ayuda de unas varillas manuales ir vertiendo la nata y batiendo con energía: al principio empezarán a salir grumos, pero se van enseguida y quedará una mezcla homogénea. Cuando esté toda la nata incorporada, poner un minuto más al fuego batiendo con suavidad y luego reservar, dejando que termine de enfriarse del todo en la nevera.

TRUCO IRENE: si os queda demasiado fuerte el butterscoth podéis probar a añadirle unas cucharadas de leche para suavizarlo un poco.

Precalentar el horno a 190º

A continuación preparamos el pastel, para ello podéis seguir el método tradicional (ver la página del victoria sponge) pero yo esta vez usé el método express y no noté ninguna diferencia. Para ello, poner todos los ingredientes del pastel excepto la leche en un bol, con la ayuda de las varillas eléctricas o la KitchenAid (velocidad media) mezclarlos bien y por último incorporar las cucharadas de leche para que quede un poco menos denso.

Untar con mantequilla o margarina dos moldes de 20 cm, verter la masa dividida a partes exactamente iguales y aplanar la superficie con una espátula. Para dividir la masa lo mejor es ir echando cucharadas de helado de masa en una y en otra, para que queden iguales.

Hornearlos durante unos 25 minutos, hasta que hayan cogido un bonito color dorado. Cuidado con el horno y colocad bien los moldes de manera que se distribuya bien el calor, si hace falta horneadlos de uno en uno, de lo contrario puede que uno se haga bien y el otro no. Al sacarlos del horno, dejarlos 5 minutos sobre la bandeja caliente antes de pasarlos a la rendija donde deberán terminar de enfriarse del todo.

Ahora volvemos con el relleno, para ello verter a una jarra medidora butterscotch hasta llegar a los 250 ml. En un bol, con la ayuda de las varillas eléctricas o la KitchenAid (velocidad media-alta) batir el queso crema para que quede cremoso y luego añadir los 250 ml de butterscotch que hemos reservado, y seguir batiendo hasta que se incorpore bien.

Por último, para armar el pastel poner uno de los dos bizcochos sobre una superficie, con la ayuda de un cuchillo plano o una espátula esparcir una buena capa de queso crema con butterscotch, colocar el otro pastel encima y esparcir otra buena capa de relleno. Finalmente verter el butterscotch sobrante sobre el pastel.

Salen 8-10 porciones

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.