Tartas

Tarta de crema y melocotón

Receta de Nigella Lawson para preparar una deliciosa tarta rellena de crema y melocotón, ¡os encantará!

He de reconocer que preparando esta tarta con mi maridito me sentí como Blancanieves preparando una tarta con sus ayudantes pajaritos del bosque, preparando el relleno, recortando los bordes que sobran de la tarta, marcando los bordes con un tenedor,… ¿Sabéis a qué imagen me refiero, no?

Yo no tenía pajaritos súper inteligentes que saben preparar pasteles, pero tenía a mi maridito y nos lo pasamos súper bien preparando esta tarta juntos y, además, no está de más decirlo, nos quedó buenísima. Preparar tartas entre dos es mucho más fácil la verdad…

Tarta de crema y melocotón
Tarta de crema y melocotón

Para preparar esta receta, Nigella utiliza melocotones secos que hidrata, pero como ya sabéis a mi me gusta adaptar las recetas a mi despensa y a mi facilidad por encontrar ingredientes, así que cambié los melocotones secos por melocotón en almíbar, y ha quedado divinamente y es mucho más fácil (y descubrí que a mi maridito le encanta el melocotón en almíbar, ¡y yo sin saberlo!).

Aquí os dejo la receta siguiendo mi reto Irene-Nigella de preparar todas las recetas de su libro How to be a domestic goddess, para ser una tarta reconozco que no es tan difícil como parece, así que os animo a prepararla.

Ingredientes:

  • PARA LA MASA:
  • Zumo de 1 naranja
  • Pizca de sal
  • 250 harina con levadura incorporada
  • 125 gr mantequilla ecológica muy fría, cortada a dados
  • Yema de 1 huevo ecológico grande
  • Agua fría
  • Leche ecológica
  • 1-2 cdas azúcar
  • PARA EL RELLENO:
  • 250 gr melocotón en almíbar (¡no tiréis el almíbar!)
  • 6 cdas nata para montar ecológica
  • 1 cda miel
  • 1 huevo ecológico grande batido

Pasos:

Disolver la pizca de sal en el zumo de naranja, y reservar en la nevera.

Poner la harina + mantequilla a dados en un bol, y reservar en el congelador 10 minutos (sí, congelador, habéis leído bien…).

Pasados estos 10 minutos, con la ayuda de la KitchenAid (gancho para masas, velocidad media-rápida) (podéis hacerlo a mano si estáis animados, pero esta es una buena receta para usar vuestra KitchenAid), mezclar la harina + mantequilla, puede ser que tengáis que ir parando la KitchenAid para bajar la harina de los bordes, pero al final tiene que quedar una masa arenosa, parecida a copos de avena. Añadir la yema, y amasar un poco más; y a continuación añadir el zumo de naranja + sal, y amasar hasta que quede una masa homogénea que se pueda trabajar.

Formar dos discos, colocarlos en un plato, cubrirlos con film, y reservar en la nevera 10 minutos (puede que alguno más si al sacarlos no podéis trabajar bien la masa).

Precalentar el horno a 200º

Cortar el melocotón en almíbar a rodajitas. Mezclar la nata + miel + 3 cdas almíbar + huevo batido, y reservar mientras preparamos la masa.

Sacar los discos de masa de la nevera, coger uno, espolvorear una superficie con harina, y amasar y aplanar con la ayuda de un rodillo hasta que quede una masa bastante fina pero que podamos coger.

Untar con mantequilla un molde de tartas (de 22 cm, que tenga bordes), y colocar en la base una de las masas. Colocar los trozos de melocotón con un poco de gracia, distribuidos uniformemente, y verter la mezcla dulce que hemos preparado (la de nata).

Amasar y aplanar el otro disco, untar el dedo en un vasito de agua, y mojar ligeramente los bordes de la masa que está cubierta con relleno. A continuación, taparlo con la otra masa que acabamos de aplanar, y ahora viene el momento Blancanieves de cortar los bordes que sobran, y con la ayuda de un tenedor (o un pajarito mágico si silbáis y vienen a ayudaros), sellar bien los bordes. Untar con un poco de leche con la ayuda de un pincel de cocina.

Para permitir que salga el vapor, con la ayuda de un tenedor pinchar la masa, y ahora sí, ¡al horno! Hornear durante 20 minutos a 200º, y luego bajar a 180º y hornear otros 30-35 minutos. Si veis que está a media cocción y ya está cogiendo demasiado color, podéis taparla con papel de aluminio unos minutos.

Al sacar la tarta del horno, dejarla enfriar en el alféizar de la ventana (es broma, sobre una rendija de horno también sirve, pero perderéis un momento de película).

Salen 12 porciones

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.