Tartas, quiches y hojaldres

Tarta de espinacas, ricota y soja

Receta de Nigella Lawson para preparar una sabrosa tarta vegetariana de espinacas, ricota y soja, ideal para vuestras cenas en casa o para compartir

Deliciosa… así es esta tarta, absolutamente deliciosa. Últimamente me he aficionado a preparar tartas (especialmente dulces), porque me relaja muchísimo: amasar, preparar la base, cocinar el relleno, montar la tarta,… Al principio cuando ves la receta puede dar pereza o parecer complicado, pero os aseguro que no lo es. Además, sirve para unas cuantas comidas o para llevar a una cena con amigos o familia, así que el esfuerzo no es en vano.

Tarta de espinacas, ricota y soja
Tarta de espinacas, ricota y soja

El relleno de esta tarta es especialmente delicioso: el toque de limón, la cayena, la soja texturizada, la ricota, las espinacas,… solo de pensarlo me entran ganas de preparar otra tarta para volverla a probar.

Igualmente, he de reconocer que la base de la receta original de Nigella no es correcta (al menos a mí no me salió ni parecido al resultado que ella indica, y seguí paso a paso sus indicaciones), así que os indicaré los cambios y consideraciones que hay que tener en cuenta. Por otra parte, en la receta original Nigella utiliza bulgur, pero en los supermercados de mi barrio no hay de eso, así que lo substituí por soja texturizada y quedó genial. Os indicaré igualmente la cantidad de bulgur que habría que usar y cómo, pero que sepáis que tenéis una alternativa si vosotros tampoco tenéis bulgur a vuestro alcance.

Ahora sí, aquí tenéis la receta siguiendo mi reto Irene-Nigella… totalmente vegetariana, está claro 🙂

Ingredientes:

  • PARA LA BASE:
  • 250 gr harina
  • 125 gr mantequilla ecológica fría, cortada a dados (1 cm)
  • 2 yemas de huevo ecológico
  • 2 cdas agua fría
  • 1 cdta colmada sal
  • 1 cda azúcar
  • PARA EL RELLENO:
  • Si usáis bulgur: 100 gr bulgur
  • Si usáis soja texturizada: 50 gr soja texturizada
  • 400 gr espinacas, lavadas y cocinadas
  • 250 gr ricota ecológica
  • 2-3 cebolletas, cortadas en rodajas muy finas
  • Zumo de 1 limón
  • Pizca de cayena
  • Pizca de tomillo
  • 2 huevos ecológicos grandes
  • 2 cdas parmesano ecológico
  • 2 cdas pan rallado

Pasos:

Antes de empezar con la masa, dejar la soja texturizada hidratándose en agua caliente o, mejor todavía, en caldo. Y, si utilizáis bulgur, igual, cubridlo con caldo caliente.

Empezamos preparando la masa, que seguro que os recordará a la de la tarta de crema y melocotón, pero ahora en versión salada. En primer lugar, poner en un bol la harina y la mantequilla cortada a dados en el congelador, y reservar 10 minutos.

En un vaso, mezclar las yemas + agua + sal, y reservar en la nevera.

Pasados los 10 minutos, con la ayuda de las varillas eléctricas o la KitchenAid (gancho para masas, velocidad media-alta), añadir la cucharada de azúcar, y mezclar la harina + mantequilla + azúcar hasta que quede una textura arenosa. Incorporar las yemas + agua + sal y seguir amasando con la KitchenAid hasta que la masa parezca que empiece a estar homogénea y consistente (hay que parar justo antes de que esto empiece a suceder), entonces cogerla con las manos, amasarla ligeramente, darle forma de disco y reservarla en un plato cubierta con film en la nevera. Aquí viene en lo que Nigella y yo hemos divergido… a ella le sale suficiente masa como para tener una masa de base y otra de tapa, a mí, aunque divida la masa en dos, luego a la hora de amasar con el rodillo solo me da para tener una base. Así pues, si a vosotros os da para tener una base y una tapa, ¡estupendo! En caso contrario, haced la tarta solo con base, no hay ningún problema.

Precalentar el horno a 200º

Ahora viene la preparación del relleno, que es muy sencillo. Tanto si utilizáis soja texturizada como bulgur, aseguraos de que están bien escurridos. Lo mismo con las espinacas, escurridlas bien para que dejen ir todo el agua. Con la ayuda de un tenedor, en un bol chafar la ricota, añadir la cebolleta cortada muy fina, el zumo de limón, la cayena, el tomillo y las espinacas. Añadir los huevos (consejo: yo en lugar de cascar otros dos huevos utilicé las claras que me sobraron de la masa), el parmesano y la soja texturizada (o bulgur), y salpimentar al gusto.

Con la ayuda de un rodillo, estirar bien la masa, y colocarla en una bandeja de tartas de 22 cm. Cubrir con el pan rallado y verter el relleno de forma homogénea. Lo dicho anteriormente: si tenéis suficiente masa para hacer la tapa, entonces con el dedo mojado en agua humedecer los bordes de la masa de base, una vez añadido el relleno, cubrirlo con la masa de tapa, sellar bien los bordes y pinchar la tapa con un tenedor para que pueda salir el vapor.

Hornear 10 minutos a 200 º, y luego 30-35 minutos a 180º (si no tenéis tapa) o 45 minutos (si tenéis tapa).

Salen 8 porciones

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.