Tartas, quiches y hojaldres

Tarta filo de calabacín y garbanzos

Receta para preparar una sabrosa tarta vegetariana de calabacín y garbanzos utilizando masa filo, receta de Nigella Lawson

Esta receta es… ¡deliciosa! La combinación del crujiente de la masa filo, el relleno ligeramente especiado, con la textura suave del calabacín y los garbanzos,… Una receta 100% recomendable y que seguro que volveré a preparar.

Tarta filo de calabacín y garbanzos
Tarta filo de calabacín y garbanzos

Reconozco que nunca había trabajado con masa filo y la verdad es que ha sido una muy buena experiencia. Es muy fácil de trabajar, las hojas se separan fácilmente y lo único que hay que hacer es entre capa y capa untarla con mantequilla o margarina. Además, tras el horneado queda crujiente y con un sabor con un toque de mantequilla irresistible. Ahora en Mercadona tienen por 2,5€ 250 gr de masa filo, unas 10 capas, así que es fácil de conseguir.

Respecto el relleno, es un arroz cremoso especiado y con calabacín que queda buenísimo con los garbanzos. Es muy fácil de preparar y no tiene complicación alguna, y los ingredientes son básicos y sencillos de conseguir.

Y tengo otro punto a favor: si en lugar de mantequilla usáis margarina (como hice yo), ¡es vegana! 🙂

¿Os animáis a prepararla? ¡Una receta menos para terminar mi reto Irene-Nigella!

Ingredientes:

  • 1/2 cdta semillas de comino
  • 1 cebolla pequeña o 1/2 grande
  • 1/2 cdta cúrcuma
  • 1 cdta cilantro (opcional, a mí no me gusta…)
  • 3 calabacines medianos
  • 125 gr arroz largo
  • 500 ml caldo de verduras
  • 2 botes de garbanzos cocidos
  • 100 gr mantequilla ecológica fundida (margarina si lo hacéis vegano)
  • 200 gr masa filo

Pasos:

Cortar la cebolla a trozos pequeños, y en una sartén grande con unas cucharadas de aceite, poner a tostar las semillas de comino y añadir la cebolla troceada junto con las especias. Dejarla sofreír unos minutos hasta que se ablande y empiece a ponerse transparente.

Mientras, cortar los calabacines sin pelar a dados pequeños, añadirlos a la cebolla y sofreírlos pero ahora a fuego fuerte para evitar que los calabacines se pongan demasiado blandos.

Cuando hayan empezado a ablandarse pero todavía conserven su forma, añadir el arroz, rehogarlo un minuto con el resto de ingredientes para que se impregne bien, y añadir 100 ml de caldo. Ir añadiendo el caldo de 100 ml en 100 ml, cuando se absorba el que se haya añadido añadir más, mezclando para que no se pegue y quede bien cremoso.

Cuando ya esté totalmente cocido, añadir los garbanzos.

Precalentar el horno a 200º

Untar con la mantequilla fundida (o margarina) un molde de bizcochos de 20-22 cm, y poner en el fondo una capa de masa filo. Ir añadiendo capa a capa, untándola bien con mantequilla / margarina entre capa y capa, y dejando que cuelgue fuera del molde parte de cada capa para luego poder cubrir el pastel con los bordes que van cayendo. Usar cerca de 3/4 del total de la masa para la base, colocar dentro el relleno, y luego taparlo con los bordes y añadir el resto de capas de masa filo.

Hornear durante unos 20 minutos, hasta que la masa filo esté dorada y crujiente.

Salen 6-8 porciones

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.