Panes y masas

The essential white loaf

Receta de Nigella Lawson para preparar el clásico pan blanco súper crujiente por fuera y con una buena miga

Por fin… ¡pan casero! Tenía muchas ganas de preparar un buen pan de payés en casa, en las redes no paraba de ver panes y más panes, y yo con mi capítulo de Bread and yeast del libro How to be a domestic goddess de Nigella Lawson sin avanzar en mi reto Irene-Nigella en esta parte.

The essential white loaf
The essential white loaf

He de decir, lo primero, que este pan ha sido obra de mi maridito y mía. Creo que os lo he comentado en anteriores posts, pero mi maridito es el experto pizzaiolo en casa, no solamente domina las masas de pizza caseras, sino que veo que también sabe de masas con levadura fresca.

La primera vez que hice esta receta seguí las instrucciones de Nigella, me quedó una masa preciosa que dejé reposar 24h y… no fermentó. Entonces le enseñé la receta a mi maridito y se llevó las manos a la cabeza: esto está mal, esto también, y esto, y lo otro… Bueno, pues nos pusimos los dos manos a la obra y fuimos corrigiendo la receta, y ahora a la segunda ha salido un pan delicioso y bien hermosote.

He de decir que no es la primera vez que el capítulo de Bread and yeast de Nigella no está bien o hay cosas que necesitan un retoque. Yo os iré contando la receta y nuestras adaptaciones para que os salga un buen pan.

Por otra parte, Nigella tiene dos recetas, por una parte el essential white loaf que es el que os compartiré hoy, y el my brown bread que es una mera adaptación de las cantidades de harina pero la preparación es la misma. En esta segunda receta, en lugar de usar 500 gr de harina de fuerza se usan 200 gr de harina de centeno, 200 gr de harina integral y 200 gr de harina de fuerza (blanca), y simplemente se deberá tener en cuenta añadir más agua.

The essential white loaf
The essential white loaf

Así pues, hechas las presentaciones, aquí va la receta de Nigella con nuestras adaptaciones:

Ingredientes:

  • 500 gr harina de fuerza (más la necesaria para amasar)
  • 7 gr levadura química o 15 gr levadura fresca (yo la primera vez lo hice con levadura química y no fermentó en absoluto, así que os recomendamos usar levadura fresca)
  • 1 cdta sal
  • 300 ml agua tibia (aquí mi maridito se escandalizó, al parecer el calor mata la levadura así que hay que usar agua del tiempo, ni fría ni caliente)
  • 1 cda mantequilla ecológica, a temperatura ambiente

Pasos:

Poner la harina + levadura fresca en un bol, y añadir 200 ml de agua y amasar ligeramente con las manos. Nigella indica que hay que añadir también la sal, pero según mi maridito si se añade la sal directamente a la levadura fresca lo mata, así que según mi maridito la sal se añade más tarde.

Con la KitchenAid (accesorio gancho para amasar, velocidad alta), empezar a amasar los ingredientes e ir añadiendo agua poco a poco, la que necesite la masa, hasta que estén los ingredientes incorporados, y añadir también la mantequilla + sal. El tiempo de amasado son unos 10 minutos, y hay que ir viendo cómo avanza la masa: si está muy seca añadir un poco de agua, si está muy líquida añadir un poco de harina.

Finalmente, cuando llegue el momento mágico en que tiene la textura deseada por ser más suave y menos pegajosa (¡lo veréis!), pasar la masa a un plato hondo untado con aceite, echar un chorrito de aceite también sobre la masa y cubrirla con papel film.

Se puede dejar fermentar en la nevera toda la noche o a temperatura ambiente 1-2 horas, si bien aquí mi maridito también recomienda que si la dejamos fermentar toda la noche en la nevera primero tiene que estar 1 hora a temperatura ambiente antes de pasarla al refrigerador.

Para saber si la masa ha fermentado bien o no, debería haber doblado su volumen. Cuando veamos que está lista, cogerla con las manos y aplastarla ligeramente para que se desinfle un poco.

Precalentar el horno a 220º

Amasar ligeramente la masa (a mano) durante un minuto, volver a darle la forma de pan de payés y dejarla reposar sobre la bandeja de horno (cubierta con papel de horno), de nuevo cubierta con film, durante unos 30-60 minutos más hasta que haya vuelto a doblar el volumen. Justo antes de pasarla al horno, retirar el film, cubrir la masa bien con harina.

Antes de cubrirlo con harina
Tras cubrirlo con harina

Hornear durante 35 minutos o hasta que veamos que está bien cocido. Para saberlo, darle con los nudillos para ver si hace un sonido como hueco y la corteza está crujiente.

Al sacar el pan del horno, dejarlo enfriar en una rendija.

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.