Cremas, rellenos y coberturas

Crème pâtissière

Deliciosa receta para preparar una crema pastelera casera, muy fácil y versátil para muchos otros postres

Hoy os traigo otro clásico que debería ser un básico en cualquier recetario de repostería: la crème pâtissière o crema pastelera, una crema que se prepara con yemas de huevo, azúcar y leche, pero a diferencia de la crème anglaise por ejemplo lleva harina, por lo que queda un poco más espesa. Así pues, según el uso que le queráis dar podéis añadir más o menos harina, según el espesor que necesitéis.

Crème pâtissière
Crème pâtissière

La semana pasada fue Sant Joan, y para entonces es muy típico comer una deliciosa Coca de Sant Joan. El año pasado sí que me animé a preparar este dulce (aquí tenéis la receta), pero este año no tenía tanto tiempo y compramos una Coca de una pastelería muy buena de cerca de casa. La cosa es que mi maridito tiene como tradición que sus padres le compren una «coca farcida de crema», es decir, rellena de crema por dentro, pero sabiendo que la Coca va a peso y que la pastelería es cara, ¡¡¡eso saldría por un ojo de la cara!!! Así que como no le preparé yo un montón de crema pastelera, no solo para rellenarle su coca con 2 dedos de crema, sino para que la comiera con cualquier otra cosa que le apeteciera.

El año pasado os compartí la receta de crema pastelera que solía preparar mi madre (aquí la receta), pero este año ya que tenía en mis manos el libro de El arte de la cocina francesa de Julia Child no quería perder la oportunidad de probar su deliciosa crème pâtissière, ¡¡¡y os aseguro que es una auténtica delicia!!!

Aquí tenéis la receta, ¡si la probáis repetiréis!

Ingredientes:

Para 2’5 tazas:

  • 1 taza de azúcar
  • 5 yemas de huevo ecológico
  • 1/2 taza de harina (llena y rasa)
  • 2 tazas leche ecológica

Pasos:

Mezclar gradualmente el azúcar + yemas, y batir unos 2-3 minutos con un batidor de varillas hasta que la mezcla adquiera un tono amarillo pálido y alcance lo que se conoce como «punto de cinta».

¿Qué es el punto de cinta?

Es una forma de preparar las yemas con el azúcar para que no queden granulosas, para conseguirlo hay que añadir el azúcar a las yemas poco a poco en un bol mientras se baten con unas varillas eléctricas, durante unos 2-3 minutos. La mezcla irá adquiriendo un tono amarillo claro y se irá espesando hasta llegar a un punto que al levantar las varillas caerán formando una especie de cinta. Una vez conseguido, ¡hay que dejar de batir! De lo contrario quedarían granulosas.

A continuación añadir la harina, y si dejar de remover la mezcla, agregar lentamente la leche hirviendo a hilo.

Pasar la mezcla a un cazo de 2’5l y ponerlo a fuego vivo, removiendo con las varillas eléctricas. Al hervir veréis que se pueden formar grumos, pero se irán disolviendo a medida que sigamos batiendo.

Una vez llegado a ebullición, seguir removiendo a fuego lento unos 2-3 minutos más para terminar de cocer la harina. ¡¡¡CUIDADO CON EL TIEMPO!!! Una vez llegado a ebullición la crema espesa rapidísimamente, así que controladla segundo a segundo o de lo contrario os podéis pasar de espesor.

TRUCO DE MAMI: al pasar la crema a un bol para que se enfríe, cubrirla con film que toque la superficie.

Salen 2’5 tazas

¡A disfrutar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.