Panes y masas

Garlic and parsley heartbreads

Receta de Nigella Lawson para preparar unos sabrosos panecillos de ajo y perejil, toda una delicia…

Después del éxito del pan blanco estaba motivadísima a seguir haciendo más recetas del apartado Bread and Yeast del libro How to be a domestic goddess de Nigella Lawson (exacto, siguiendo mi reto Irene-Nigella), así que el siguiente a preparar para mí estaba claro que tenían que ser estos panecillos de ajo y perejil.

Garlic and parsley heartbreads
Garlic and parsley heartbreads

Sinceramente… son absolutamente deliciosos. El panecillo es ligero, esponjoso y bastante fino, recuerda un poco a un pan naan pero es más gordito. La cobertura de ajo y perejil no se hace nada fuerte, ya que previamente el ajo se hornea y luego se hace una especie de salsa con el ajo horneado y el perejil, con mucho aceite, que se vierte sobre el panecillo y se hornea sobre éste.

Es cierto que la receta parecerá larga, pero son solamente tiempos de fermentado de la masa, y claro está no hace falta estar mirándola todo el rato a ver cómo crece.

Como mi maridito, como ya os he comentado en otras ocasiones, es el gran experto en masas que requieren fermentado, pues la hice con él, así que es mérito conjunto 🙂

Ingredientes:

  • 500 gr harina de fuerza
  • 7 gr levadura seca o 15 gr levadura fresca
  • 1 cdta sal
  • 300-400 ml agua tibia (más fría que caliente)
  • 5 cdas aceite de oliva
  • 3 cabezas grandes o 4 pequeñas de ajo
  • Ramillete de perejil
  • Sal Maldon

Pasos:

Precalentar el horno a 190º

Cortar la parte superior de las cabezas de ajo, de manera que permanezcan juntos los dientes, y colocarlos cada uno por separado sobre cuadrados de papel de aluminio. Cubrirlos de forma holgada, haciendo saquitos, pero no cerrándolos del todo. Hornearlos durante unos 45 minutos, hasta que estén bien cocidos pero conserven su forma. Reservar hasta que podamos manipularlos.

Mientras los ajos están en el horno nos ponemos con la masa. En un bol, combinar la harina + levadura + sal; en una jarra medidora verter unos 300 ml de agua + aceite de oliva, mezclarlos ligeramente y verterlo sobre la mezcla de harina. Amasar a mano o con el accesorio gancho de la KitchenAid (velocidad alta), añadiendo más líquido si así lo requiere la masa pero siempre con precaución, hasta que quede una masa suave y elástica. Darle forma de bola, untarla ligeramente con aceite, colocarla sobre un plato hondo untado también con aceite, cubrirla con papel film y dejarla reposar durante al menos 1 hora o hasta que haya doblado su volumen.

Al retirar los ajos del horno, subir la temperatura a 200º

Retirar las hojas del perejil de sus tallos y añadirlos a un bol. Pelar los ajos horneados y añadirlos al bol también. Con una minipimmer, procesar bien estos ingredientes añadiendo bastante aceite a hilo (casi como si hiciéramos una mayonesa), hasta que quede una mezcla bien emulsionada (no tengáis miedo de pasaros con el aceite).

Pasado el tiempo del primer fermentado de la masa, dale unos golpes ara que baje un poco y dejarla reposar otros 10 minutos más. Dividir la masa en 2 mitades, colocar un papel de horno sobre una bandeja de horno, y estirar las masas dándoles forma rectangular. Dejarlas reposar 25 minutos más sobre el papel de horno.

Pasado este segundo tiempo de fermentado, con las yemas de los dedos aplastar ligeramente la superficie de los panecillos. Verter encima la salsa de ajo y perejil, repartiéndolo uniformemente.

Hornear durante unos 20 minutos o hasta que los panecillos estén cocinados y doraditos. Al sacar del horno espolvorearlos con sal Maldon y echar un buen chorro de aceite de oliva.

Salen unas 4 porciones

¡A disfrutar!

4 comentarios sobre “Garlic and parsley heartbreads”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.