Cheesecakes

Mini-cheesecakes

Receta para preparar unos deliciosos mini-cheesecakes, con base de galleta digestive, un cremoso relleno de queso y cubiertos con mermelada

Queridos lectores y lectoras, en esta ocasión quiero compartir con vosotros otra receta de Nigella Lawson y su libro How to be a domestic goddess, que es el que estoy siguiendo en mi reto Irene-Nigella de terminar tooodas las recetas de éste.

Mini-cheesecakes
Mini-cheesecakes

Se trata de unos deliciosos mini-cheesecakes que son una maravilla, con su crujiente base de galleta digestive, un cremoso relleno de queso muy sabroso y, si os apetece, cubiertos de mermelada o confitura (cosa que os recomiendo aunque no lo diga la receta original). Recién sacados de la nevera en verano son una absoluta maravilla, más con este calor que hace estos días…

Para elaborar estos mini-cheesecakes veréis que se hacen al horno, pero no al baño María como otras recetas de cheesecakes de Nigella como el NY cheesecake. Luego, respecto el molde, con usar el clásico molde de magdalenas, cubriendo los huequitos con un papelito de magdalena, es más que suficiente.

Recordad que todo cheesecake que se precie después de su horneado requiere un tiempo de reposo en la nevera, en este caso de mínimo 3 horas. Lo digo para que planifiquéis con tiempo si no podéis resistiros a comerlo 😉

Desde que tengo el libro de Las mejores tartas de queso de Bea Roque reconozco que hacía tiempo que no preparaba un cheesecake de Nigella Lawson, pero hay que seguir avanzando en mi reto Irene-Nigella así que más que encantada de haber vuelto a hornear uno.

Hechas todas las presentaciones, ¡aquí tenéis la receta queridos míos!

Ingredientes

  • PARA LA BASE:
  • 250 gr galleta digestive
  • 100 gr mantequilla ecológica derretida
  • PARA EL RELLENO:
  • 200 gr queso crema ecológico
  • 50 gr azúcar
  • 1 huevo ecológico
  • 2 cdas (30 ml) sour cream (yo lo substituí por yogur natural)
  • 1/2 cdta extracto de vainilla
  • 2 cdtas zumo de limón
  • PARA LA COBERTURA:
  • 12 cdas de mermelada o confitura de fresas (opcional)

Pasos

  1. Precalentar el horno a 190º y colocar un papelito de muffin sobre los correspondientes moldes.
  2. Preparar la base de galleta, para ello colocar las galletas en un bol y con una minipimmer dar golpes secos para que no se convierta en una pasta o puré), o bien usar una trituradora. Añadir la mantequilla y seguir dándole golpes secos. Volcar la pasta de galleta sobre los moldes, aplanarlo con los dedos cubriendo toda la superficie y haciendo los bordes un poco más altos, y reservar en la nevera mientras hacemos el relleno.
  3. Para el relleno, con la ayuda de unas varillas eléctricas o la KitchenAid (velocidad media) batir el queso crema hasta que esté cremoso, luego añadir el azúcar. Bajar la velocidad (baja-media) e incorporar el huevo + sour cream (o yogur) + extracto de vainilla + zumo de limón, y batir hasta que estén todos los ingredientes bien incorporados.
  4. Pasar el relleno a una jarra medidora, y verterlo sobre los correspondientes moldes de muffin.
  5. Hornear unos 10 minutos (aunque yo necesité unos 20), y pasado ese tiempo el relleno de queso debería haber cuajado.
  6. Una vez sacados del horno, dejar enfriar sobre una rendija y luego dejarlos reposar en la nevera al menos 3 horas.
  7. Si os apetece podéis cubrirlos con mermelada o confitura de fresas.
  • Resultado: 12 mini-cheesecakes
  • Fuente: libro How to be a domestic goddess de Nigella Lawson
  • ¡A disfrutar!

2 comentarios sobre “Mini-cheesecakes”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.